Elecciones en EE.UU.: satisfacción por lo bajo en el Vaticano y un guiño