Empieza un proceso de inestabilidad de dimensión incierta

Jan Martínez Ahrens
Jan Martínez Ahrens MEDIO: El País
(0)
26 de enero de 2017  

CIUDAD DE MÉXICO.-Donald Trump cumple sus promesas. A tan sólo cinco días de jurar el cargo, el presidente de Estados Unidos firmó la orden ejecutiva para completar el muro con México. La decisión abre una inmensa fisura entre ambos países. Aunque ya exista una divisoria física de 1030 kilómetros, la medida echa por tierra años de estabilidad y buena vecindad. A cambio impone una vuelta al pasado y dinamita los intentos de Enrique Peña Nieto por encauzar las relaciones con el incontenible republicano. Una era de hostilidad ha dado comienzo.

La orden va mucho más allá del problema migratorio. Éste apenas existe. O al menos ya no es masivo. Desde hace años el saldo migratorio es negativo y salen más mexicanos de Estados Unidos que los que entran (140.000 más sólo en 2014). Pero eso, en el contexto trumpiano, pesa poco. El muro, más que una obra, es un símbolo.

Como buen constructor, Trump sabe que la política necesita cemento. Tiene que verse y tocarse. El muro sirve a este fin. Y la andanada no viene sola. La acompañan la demolición del Tratado de Libre Comercio, las restricciones a la inmigración y la amenaza fiscal para aquellas empresas que busquen abaratar costos en México. Los pilares de su nacionalismo proteccionista. El credo que le ha permitido ganar el voto de las masas blancas empobrecidas.

Lejos de la caricatura con que se suele retratar a Trump, su decisión no es fruto del impulso, sino de la estrategia. Con el muro, el republicano barre el orden heredado y abre el interrogante sobre las relaciones futuras. Todo está en cuestión y eso le permite avanzar en sus fines, entre ellos, frenar la inversión hacia el vecino y reequilibrar una balanza comercial que en estos momentos es favorable a México (120.000 millones de dólares en 2015).

Para México, el muro condensa la peor de las pesadillas. Es la expulsión de la tierra prometida. La entrada en el Tratado de Libre Comercio le abrió las puertas a la modernidad. Las exportaciones a Estados Unidos pasaron de 3800 millones de dólares en 1994 a 20.000 millones en la actualidad. Un país con fuertes trazas de subdesarrollo ingresó en un área donde se sentía proyectado y con un porvenir.

La reactivación de la divisoria, cuando la presión migratoria es mínima, oscurece ese futuro. El tratado se hunde y la frontera se vuelve un muro. Los fantasmas del pasado emergen otra vez. México nunca ha olvidado la anexión territorial de 1846 ni la ocupación estadounidense de Veracruz de 1914. Con el "America First", el peor de los rostros de Washington vuelve a vislumbrarse en el horizonte.

"Regresa el paradigma del maltrato al débil, de la amenaza y la persecución. Con Trump hay un rechazo a la vecindad misma. Pero es una medida contra la ley de la gravedad. Un intento de frenar la historia. La integración es irreversible. México es parte de Estados Unidos y a la inversa", señala el escritor y pensador Héctor Aguilar Camín.

Pero la jugada no se limita al giro estratégico. En el corto plazo, supone una bomba para Enrique Peña Nieto y arruina su reunión con el presidente estadounidense prevista el martes próximo para revisar el tratado. Al anunciar la construcción del muro, la Casa Blanca ha humillado públicamente a su vecino.

Antes de su reunión, ha puesto la pólvora bajo los pies de Peña Nieto. Lo ha dejado inerme ante una opinión pública cada vez más enfurecida y ha empequeñecido cualquier avance que pueda obtener de la negociación. Si el presidente mexicano persiste en su visita, lo espera el peor de los escenarios posibles.

Bajo esta presión, las apelaciones de Peña Nieto a negociar sin "sumisión ni confrontación" no parecen suficientes. En su último año de mandato y con su imagen en mínimos históricos, el presidente ha entrado de la mano de Trump en territorio desconocido. La economía atraviesa un período de fuerte inestabilidad, con pérdida de inversión extranjera, aumento de la inflación y depreciación del peso.

La posibilidad de protestas masivas, como ha alertado el servicio de inteligencia estadounidense, es cada vez más próximo. Y en el terreno político, los embates del estadounidense están beneficiando al gran rival del PRI, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Por mucho que el gobierno de Peña Nieto lo quiera minimizar, cualquier movimiento de Trump es ahora mismo política interna mexicana. Y de momento se están cumpliendo las peores expectativas. México está siendo vapuleado y no se ve paz en el horizonte. Una era de inestabilidad ha comenzado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.