En medio de un escándalo, Cataluña aprobó el plan independentista