Cumbre de las Américas. En Panamá, una anestesia para el antinorteamericanismo