En Perú, el Papa condenó el "virus" social de la corrupción de América latina