Entre la fiesta y la furia, la incógnita de qué camino tomará Lula

Miriam Leitão
Miriam Leitão MEDIO: O Globo
(0)
10 de noviembre de 2019  

RÍO DE JANEIRO.- Lo bello de la democracia es que nunca está terminada, como la vida, según la hermosa definición de Guimarães Rosa. Los simpatizantes del Partido de los Trabajadores (PT) que lloraron de tristeza el 2 de abril de 2018, anteayer lloraban de alegría con la salida de Luiz Lula da Silva de la cárcel, después de 580 largos días. Los antipetistas que vivaron al actual presidente, Jair Bolsonaro, al grito de "mito" tuvieron un día de furia. Pero la política no tiene solo dos lados. Es el transcurso de la vida el que definirá la dimensión de los intensos acontecimientos de esta semana.

La expectativa está puesta en cuál será exactamente el camino que seguirá Lula. Una parte embravecida de la militancia quiere que su líder mantenga el tono de sus primeras palabras en libertad, atacando "el lado podrido de la Justicia, el lado podrido de la Policía Federal, el lado podrido de la Secretaría de Ingresos", que según él "trabajaron para intentar criminalizar a la izquierda, criminalizar al PT, criminalizar a Lula".

El desahogo era previsible. Pero en una larga conversación que mantuve esta semana con dos dirigentes del PT escuché frecuentemente la expresión "frente amplio". Estarán, como siempre, los embravecidos y los que sugerirán la ampliación al diálogo más allá de los límites del partido. Hoy parece predominar el ala radical, representada por la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

Al mismo tiempo, Lula podría seguir el camino que señaló cuando dijo: "Salgo de aquí sin odio. A los 74 años, en mi corazón solo hay espacio para el amor, porque es el amor el que va a vencer en este país", y asegurar que piensa dedicarse a recorrer Brasil.

La operación Lava Jato produjo tantos hechos concretos, tanto dinero devuelto a las arcas públicas, tantas confesiones, que habría que cerrar los ojos por completo para negar que durante los gobiernos del PT hubo una epidemia de corrupción.

Por otro lado, desde el momento mismo en que el exjuez Sergio Moro, que condenó a Lula, se sumó al gobierno de Bolsonaro, derrumbó el muro que debería separar la Justicia de la política, sobre todo cuando las decisiones judiciales interfieren tan directamente en el ajedrez político. Lula tiene varias causas abiertas, pero la que lo llevó a la cárcel fue por ser supuesto dueño de un departamento en el que nunca vivió. Ese hecho y todo lo que vino después debilitaron la confianza en la sentencia, incluso porque parece excesiva: nueve años de cárcel en primera instancia, luego elevada a 12 por el tribunal de apelación.

El hecho de que Lula haya sido liberado tras una decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) le da una fuerza todavía mayor. Lula salió fortalecido. Pero la historia no terminó.

Lula dijo un par de veces al salir que a Fernando Haddad -candidato del PT en 2018- le robaron la elección. No hay evidencia alguna de eso. Pero cuando se compara al ministro de Educación que fue Haddad con el ministro actual, resulta difícil no estar de acuerdo con él. El problema del gobierno de Bolsonaro es que algunos de sus funcionarios son aún peores para el puesto que ejercen: son bizarros. Y ese es el caso del actual titular del Ministerio de Educación.

Lula definió a Bolsonaro como "mentiroso". También cuesta no estar de acuerdo, si se piensa en las tantas noticias falsas propagadas por el presidente, como las de esta semana sobre la salida de tres empresas brasileñas de la Argentina.

Un Lula radicalizado facilitará una polarización que ayuda a Bolsonaro, que ganó en parte la elección encarnando al "anti-Lula". Un Lula que intente tender puentes tendrá más fuerza.

O Globo/GDA

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.