Esta vez los líderes árabes dicen "no"

David Kirkpatrick
(0)
29 de agosto de 2013  

EL CAIRO- Los líderes del mundo árabe culparon al gobierno sirio por el ataque con armas químicas que mató a cientos de civiles la semana pasada, pero se negaron ayer a apoyar un ataque militar de represalia; dejaron así al presidente Barack Obama sin el amplio apoyo regional con el que contó en Libia en 2011, su última intervención militar en Medio Oriente.

Entre esos líderes existe una profunda división de opiniones sobre el eventual ataque. Se encuentran atrapados entre una opinión pública árabe adversa a cualquier intervención y una intrincada red de alianzas y rivalidades muy inestables.

La vasta mayoría de los árabes se oponen desde lo emocional a cualquier acción militar occidental en la región, por humanitarias que sean las razones, y ningún país o líder árabe salió a apoyar en público tal decisión, ni siquiera las monarquías del Golfo Pérsico, cuyos diplomáticos presionan privadamente a Estados Unidos desde hace meses para que intervenga. De los países de la región, sólo Turquía se comprometió a apoyar la campaña.

Entre bambalinas, Egipto y Arabia Saudita tal vez no estén seguros de quién representa una amenaza más inmediata para sus intereses: los sunnitas de la insurgencia siria o los chiitas iraníes que apoyan a Al-Assad.

La Liga Árabe, un foro regional que ya expulsó al gobierno de Al-Assad, dijo ayer mediante un comunicado que tiene por responsable "al régimen sirio por ese horrendo crimen". Pero también parece sugerir que todavía se desconoce a los "perpetradores" específicos y que deberían ser llevados ante la justicia internacional.

La Liga se abstuvo de refrendar cualquier intervención occidental y llamó al Consejo de Seguridad de la ONU a "superar los desacuerdos entre sus miembros" para poder "tomar las medidas disuasivas necesarias contra los perpetradores de ese crimen, cuya responsabilidad recae sobre el régimen sirio".

Acción interesada

Funcionarios del gobierno de Obama aseguraron estar conformes con ese comunicado. Pero la negativa casi unánime a avalar públicamente cualquier acción de Occidente o incluso de la ONU no hace otra cosa que reflejar lo impopulares que son esas medidas en toda la región, dijo Shibley Telhami, un académico de la Universidad de Maryland que estudia la opinión pública árabe.

"No esperen que nadie le agradezca a Estados Unidos, por más que existan razones humanitarias", dijo Telhami.

Las encuestas muestran que una vasta mayoría de los árabes considera que las acciones de Estados Unidos están motivadas por sus propios intereses o los de Israel, sin importar el contexto en el que se den, debido a la historia del colonialismo.

Pero aunque no lo digan en público, varios de los países de la región vienen operando activamente entre bambalinas para tumbar a Al-Assad.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.