Tras el escándalo diplomático, Evo Morales regresa a Bolivia: "No soy un criminal"

Evo Morales saluda antes de subir al avión que lo llevará de vuelta a Bolivia
Evo Morales saluda antes de subir al avión que lo llevará de vuelta a Bolivia Fuente: Reuters
Tras recibir la autorización de España para sobrevolar su espacio aéreo, despegó el avión presidencial después de estar varado catorce horas en Viena porque países europeos creían que Snowden viajaba con él
(0)
3 de julio de 2013  • 13:16

VIENA.- El conflictivo viaje del presidente boliviano Evo Morales desde Moscú a La Paz fue retomado hoy desde Viena, Austria, donde el avión presidencial estuvo varado catorce horas porque España, Francia, Italia y Portugal le prohibieron sobrevolar su espacio aéreo, bajo la sospecha de que junto al mandatario viajaba el "topo" perseguido por Estados Unidos por filtrar datos sobre un masivo programa de espionaje.

El avión que reinició su viaje desde Viena después de que España y Francia dieran permiso para que la nave cruce el espacio aéreo de regreso a la capital boliviana. La aeronave hizo este mediodía (hora argentina) una escala técnica en Islas Canarias para cargar combustible.

"El canciller de España comunicó a mi canciller que ya está autorizado", señaló esta mañana Morales en una conferencia de prensa en Viena, donde su avión aterrizó anoche ante la negativa de varios países europeos a que accediera a su espacio aéreo, medida que recibió el fuerte rechazo de los jefes de estado de América Latina y el Caribe, entre ellos, la presidenta Cristina Kirchner.

Además, Morales se quejó de la forma en que fue tratado por las autoridades de varios países de Europa. "No soy un criminal", dijo.

"Estados Unidos y casi todos los países de Europa tienen servicios de inteligencia y este señor [Snowden] no es una maleta (...) o una mosca que yo pueda meter en el avión y llevármelo a Bolivia- agregó- Es un pretexto para amedrentar, para intimidarme un pretexto para tratar de acallarnos en nuestra lucha contra las políticas económicas de saqueo (...), de dominación y de intervención".

Poco después del despegue, Ricardo Martínez, encargado de negocios de Bolivia en Austria, confirmó a radio La Red que el presidente ya estaba en viaje y consideró que el mandatario estuvo "prácticamente secuestrado por un sistema que le ha conminado a no tener permisos de sobrevuelo por varios países".

"Creo que es una de las pocas veces en la historia que se ha dado de un trato tan inhumano y peor a un presidente de la República de Boivia", agregó, en medio de palabras de agradecimiento hacia el gobierno de Austria.

"Inicialmente, le dieron el permiso, se lo quitaron y se lo volvieron a dar", precisó sobre el incidente y señaló que el avión presidencial pasará "por Italia, Francia, Islas Canarias y de allí enfila hacia nuestro continente".

Por su parte, las autoridades austríacas insistieron en que el ex contratista de la CIA, el estadounidense prófugo Edward Snowden, no se encontraba a bordo del avión presidencial. La aeronave de Morales "aterrizó alrededor de las 21.40 (19.40 GMT) procedente de Moscú, los pasaportes fueron verificados y contrariamente a los rumores que han circulado, Edward Snowden no se encontraba a bordo", declaró el portavoz del ministerio del Interior austríaco, Karl-Heinz Grundboeck.

Sin embargo, el aparato no fue inspeccionado y sus pasajeros simplemente fueron sometidos a un control de pasaportes, añadió. "No existía una base legal para un registro", explicó Grundboeck.

Snowden se encuentra en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita desde el 23 de junio, cuando llegó desde Hong Kong, su primer destino en la fuga internacional desde Estados Unidos, su país natal y donde lo espera una orden de captura por revelar información clasificada.

Ante la ONU

Esta mañana, el embajador de Bolivia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti, dijo desde Ginebra que el bloqueo del avión fue "un acto de agresión" y anunció que su país inició "un procedimiento" de denuncia en el organismo multilateral.

"Las vidas del presidente, de su delegación y de la tripulación fueron puestas en peligro", se quejó Llorenti y subrayó que hubo una "violación de las reglas del derecho internacional". "Ya hemos lanzado un procedimiento para denunciar esos hechos ante el secretario general de la ONU", añadió.

Para Bolivia, destacó el diplomático, no cabe "ninguna duda" de que "las órdenes vinieron de Estados Unidos".

Agencias Télam y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.