Fue al médico por un ojo infectado y le encontraron cuatro abejas vivas

Una mujer fue picada por una abeja sudorípara que se alimentan de glándulas humanas y animales. Un médico intervino y quitó las abejas del ojo de la mujer sin matarlas. Se trata de un caso único.
Una mujer fue picada por una abeja sudorípara que se alimentan de glándulas humanas y animales. Un médico intervino y quitó las abejas del ojo de la mujer sin matarlas. Se trata de un caso único. Crédito: Captura
(0)
10 de abril de 2019  • 16:24

TAIWÁN.- La paciente He de 29 años, cuenta que su terrible experiencia comenzó cuando sintió un dolor agudo en el ojo izquierdo mientras participaba en una tradición anual que consiste en barrer tumbas. No tenía idea de donde podía venir ese dolor. Enjuagó lo que creía que era arena de sus ojos con un poco de agua limpia. Cuando regresó a casa horas más tarde, su ojo estaba muy inflamado. Se derramaban lágrimas y otras secreciones.

He, asustada decidió ir al médico. El doctor Hung encontró debajo de su párpado izquierdo, lo que se conoce coloquialmente como abejas sudoríparas, según informó el New York Times.

Estas abejas, de la familia halictídica, subsisten principalmente con polen y néctar, pero también necesitan sal producida por las glándulas humanas y animales, por lo que se alimentan de sudor y lágrimas. Rara vez pican, solo cuando son atacadas.

El pequeño polinizador se puede encontrar en jardines y áreas verdes alrededor del mundo, pero es muy raro que vuele a los ojos. El Hospital Universitario de Fooyin tuvo que apelar a una operación para eliminar a las abejas del ojo de la He. Fue la primera operación del mundo de este estilo.

Cuando Hung extrajo las abejas, todavía estaban vivas. "Vi algo que parecía patas de insecto, así que las saqué con la ayuda de microscopio lentamente, y una a la vez sin dañar sus cuerpos", dijo Hung, en diálogo con Business Insider Singapore.

Si se hubieran roto dentro del ojo la paciente podría haber enfrentado una infección grave, incluso haber perdido perdiendo la vista, agregó el doctor. Las abejas habían permanecido intactas en parte porque He se había abstenido de frotarse los ojos durante toda la prueba.

"La mujer estará bien. Las abejas estarán bien ", subrayó Matan Shelomi profesor de oftalmolgía en la Universidad Nacional de Taiwán. "Esto no es algo de lo que las personas deban preocuparse. No creo que lo volvamos a ver ", conluyó, según informó el Washington Post.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.