Holanda pone fin al Estado de Bienestar

El rey dijo que habrá una "sociedad participativa"
El rey dijo que habrá una "sociedad participativa"
(0)
18 de septiembre de 2013  

AMSTERDAM.- En una clara señal de que la crisis aún persiste, el rey Guillermo de Holanda anunció ayer la desaparición del Estado de Bienestar y su sustitución por una "sociedad participativa", donde los ciudadanos que puedan deberán ser responsables de su futuro.

El anuncio fue hecho por Guillermo en el tradicional discurso de la Corona que, si bien es leído por el monarca en el Parlamento, contiene el programa de gobierno del gobierno -actualmente una coalición de socialdemócratas y liberales- y marca la apertura oficial del año legislativo.

En uno de sus primeros discursos después de asumir al trono en abril, Guillermo anunció la sustitución del "clásico Estado de Bienestar de la segunda mitad del siglo XX por una sociedad participativa".

"Cada holandés debe adaptarse a los cambios que se avecinan", dijo el rey, y añadió: "Todo el que pueda debe hacerse responsable de sí mismo y del medio en el que vive".

"El paso hacia una sociedad participativa es particularmente notable en la seguridad social y en los que necesiten cuidados de larga duración. Es precisamente en esos sectores donde el clásico Estado de Bienestar de la segunda mitad del siglo XX ha producido sistemas que en su forma actual ni son sostenibles ni están adaptados a las expectativas de los ciudadanos", sostuvo el rey.

Guillermo anunció además nuevas medidas de ahorro por 6000 millones de euros, que se suman a los 46.000 millones de euros que Holanda aprobó ajustar desde 2010, cuando asumió el liberal Mark Rutte.

Los recortes responden a los problemas para controlar el déficit público, que según los últimos pronósticos alcanzará en 2014 el 3,3% del producto bruto interno (PBI).

Guillermo se refirió también a sectores como la salud, las jubilaciones y el mercado inmobiliario en Holanda como los que necesitan reformas para poder garantizar su sostenibilidad.

El monarca habló de "señales prudentes" de recuperación de la crisis, para lo cual el gobierno reserva "varios miles de millones" para proyectos de inversión en sectores como la educación y la construcción.

Pero pese a los recortes, la economía holandesa no termina de despegar y las cifras estimadas para 2014 no son alentadoras: se estima que la desocupación aumentará hasta el 7,5% respecto al 7% estimado para finales de este año.

La coalición gubernamental cuenta con una mayoría de 79 escaños en un Parlamento de 150 asientos, pero está en minoría en el Senado.

Su política económica es rechazada por un 80% de los holandeses, según sondeos difundidos ayer por la televisión pública nacional NOS. Además, la mitad de la población no confía en los políticos para salir de la crisis.

Agencias AP y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.