Kushner e Ivanka, pilares de una Casa Blanca gestionada como una empresa familiar

El yerno y la hija de Trump aumentan su influencia y se convierten en sus principales asesores; los conservadores temen una "contraofensiva" progresista
Peter Baker
M. Haberman
G. Thrush
(0)
17 de abril de 2017  

Jared Kushner e Ivanka Trump, la semana pasada, durante una recepción en la Casa Blanca
Jared Kushner e Ivanka Trump, la semana pasada, durante una recepción en la Casa Blanca Crédito: NYT

WASHINGTON.- Uno tiene una oficina en el mismo pasillo de la Casa Blanca que la del presidente, el otro se acaba de mudar a una oficina en el piso de arriba. Uno acaba de visitar a un Irak devastado por la guerra como emisario del presidente, el otro pronto viajará a Berlín por invitación de la canciller Angela Merkel.

Ambos se sientan a la mesa de cualquier reunión que decidan presenciar, se suman a los almuerzos con líderes extranjeros y disfrutan del privilegio de entrar en el Salón Oval sin necesidad de anunciarse. Y, tras el apartamiento de Stephen Bannon, Jared Kushner e Ivanka Trump emergen como los más importantes asesores del presidente Trump, al menos por ahora.

Más abiertamente que cualquier presidente anterior, Trump maneja su Ala Oeste como un asunto de familia y, tras agriarse su relación con Bannon, su combativo estratega jefe, se ha volcado a su hija y su yerno. Algunos partidarios conservadores del presidente ven el ascenso político de la pareja como un inquietante sinónimo de la creciente influencia de los jóvenes urbanos neoyorquinos, mientras que los más moderados y progresistas se tragan sus acusaciones de nepotismo, con la esperanza de que la pareja logre atemperar al temperamental presidente.

Sin embargo, más allá de los rumores que los vinculan con la eyección de Bannon, Kushner e Ivanka han tenido pocos logros concretos. Y varios funcionarios del gobierno y allegados a la familia dicen que la jugada de la pareja contra Bannon tuvo menos que ver con su interés de impulsar alguna política en particular que con corregir lo que para ellos era una incómoda seguidilla de errores que podían dañar personalmente al padre de Ivanka, así como la marca de la familia.

"Si se lo piensa desde un clásico ángulo de negocios, a Trump le gusta invertir en los ganadores porque los ganadores hacen dinero, y Jared viene siendo un ganador muy consistente -dice el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, aliado de Trump-. En la relación con Trump uno está siempre chequeando la planilla de rendimiento trimestral."

Ni Kushner ni su esposa tienen experiencia en la función pública. Kushner tiene 36 años y manejó el imperio inmobiliario que heredó de su familia. Ivanka Trump tiene 35 años, fue criada junto con sus hermanos para hacerse cargo algún día de la empresa familiar, hasta que lanzó su propia marca de moda.

Pero la planilla de rendimiento trimestral de Kushner revela que ha estado funcionando en modo "fusiones y adquisiciones". Kushner amplió su portfolio a un amplio rango de temas, incluida la paz en Medio Oriente, la epidemia de opioides, las relaciones con China y México, y una reorganización integral del gobierno federal. "Todo pasa por mí", les dijo a los ejecutivos corporativos durante la transición de gobierno.

Algunos colegas, incluidos Bannon y Reince Priebus, jefe de gabinete de la Casa Blanca, miran la pasmosa lista de tareas de Kushner con desprecio burlón, según una decena de aliados de Trump que insistieron en conservar su anonimato para hablar de Kushner e Ivanka. Tras el viaje de Kushner a Irak, algunos empleados de la Casa Blanca se refieren a él como "el secretario de Estado".

Pero más recelo les despierta Ivanka, que recién ahora desembarcó en el Ala Oeste y hasta ahora había sido una jugadora más esporádica que su ambicioso marido. Tras resistirse inicialmente a cumplir un rol oficial, Ivanka terminó ocupando una oficina y un cargo público -aunque ad honorem, igual que su esposo-, preocupada por los problemas de su padre durante los dos primeros meses como presidente.

Según sus allegados, Ivanka considera que su rol, en parte, es preservar la reputación de su familia, y durante toda la campaña habría sufrido por el daño a largo plazo que podría causarle la carrera política de su padre a la imagen del negocio familiar. Cuando Ivanka interviene, su padre escucha, aunque no siempre sigue su consejo. Un allegado de la familia dice que la influencia de Ivanka es como un fusible de acción retardada: a veces el presidente repite algo que dijo su hija, sin mencionarla, un par de días después.

Eric Trump dice que a su hermana la conmovieron las imágenes de las víctimas del ataque químico en Siria y que ella podría haber alentado a su padre a tomar represalias. Eric defendió la presencia de miembros de la familia en el gobierno y aseguró que los parientes suelen ser más sinceros.

El viernes, la Casa Blanca no emitió ningún comunicado. Pero los supuestos entretelones de la contrarrevolución progresista que temen los recelosos han dado resultados magros. La semana pasada, el presidente firmó una normativa que les permite a los estados negarles financiamiento federal a los servicios de salud para la mujer que ofrecen servicios de aborto, como Planned Parenthood. Ivanka y su esposo estaban esquiando en Canadá.

"Creo que hay múltiples maneras de hacerse oír -dijo Ivanka recientemente a los medios-. En algunos casos, esa manera es protestar, salir en el noticiero de la noche y quejarse de todo lo que para uno está mal. Otras veces es en privado, de manera franca y directa."

Y agregó: "Así que cuando no estoy de acuerdo con mi padre, él se entera. Me expreso con total franqueza. Y cuando estoy de acuerdo, me sumo y apoyo totalmente el tema, con la esperanza de ser yo misma un activo que pueda ayudar a lograr un efecto positivo. Pero respeto el hecho de que mi padre siempre me escucha. En los negocios era igual. Y así es como presidente".

Ya otros presidentes se apoyaron en sus familias. "La historia indica que es muy común que la familia entera termine comprometiéndose con la Casa Blanca -dice Doug Wead, que investigó a los hijos del primer presidente Bush y más tarde escribió un libro-. Los Trump no saben esconder tan bien como otros la participación de la familia, pero eso ha sido así con casi todos los presidentes con hijos adultos."

Carl Sferrazza Anthony, historiador de la Biblioteca Nacional de Primeras Damas, dice que Ivanka Trump puede cumplir un rol vital para su padre, la elogió por su gesto de transparencia al aceptar un cargo público en vez de operar desde las sombras y predice que su incorporación "terminará siendo el único gran éxito de los primeros 100 días de presidencia de su padre".

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.