La corrección política de Trudeau lo expone como blanco de burlas en su visita a la India

Dicen que el premier lució en su viaje ropa
Dicen que el premier lució en su viaje ropa Fuente: LA NACION
Dan Bilefsky
(0)
25 de febrero de 2018  

NUEVA YORK.- La ropa de seda brillante bordada en oro y los zapatos rojos en punta, propios de la realeza, son también un vestuario aceptable para los actores de Bollywood.

Pero aparentemente no para el fotogénico primer ministro de Canadá en su reciente viaje a la India.

Durante su visita de ocho días, Justin Trudeau y su familia suscitaron algunos elogios pero también algunas burlas por lucir recargadas ropas tradicionales de la India que según algunos, son más propias de un marajá y su corte que de un mandatario que está de visita.

Si bien algunos admiradores de ese extenso país multicultural lo celebraron por vestirse "conforme al verdadero espíritu de la India", los cuchicheos de desaprobación resonaron mucho más fuertes.

Algunos criticaron la condescendencia cultural del canadiense de 46 años, mientras que otros lo acusaron de excederse con la ropa y de llevar la corrección política demasiado lejos.

El debate, que tuvo lugar en las redes sociales, planteó la cuestión de dónde marcar el límite entre el respeto de las costumbres locales y la apropiación cultural. En Canadá, donde en los últimos meses Trudeau perdió su aura tras una serie de derrapes y un escándalo de conflicto de intereses, la reacción fue rápida e impiadosa.

"¿Jai Ho? Para Justin Trudeau y su vestuario en la gira comercial es más bien ?Jai No'" escribió el diario Toronto Star en referencia al himno de la exitosa película india ¿Quién quiere ser millonario? Algunos se preguntaron cuánto le costaron al contribuyente canadiense esos constantes cambios de ropa.

En India, el portal de noticias Outlook India escribió que la elaborada vestimenta era "demasiado india incluso para un indio". Omar Abdullah, vástago de una destacada familia política local, reprendió a Trudeau por llevar un vestuario que era excesivamente Bollywoodiano.

"Eso no es multiculturalismo", escribió en un tuit el empresario Ashish Anand, de Vancouver. "Eso es ansia de ser popular como una estrella de rock".

Pero otros defendieron a Trudeau, y señalaron que el miércoles, durante una visita al Templo Dorado de Amritsar, un sitio sagrado para los sikhs, el líder canadiense y su hijo se cubrieron la cabeza con paños naranjas, un gesto de respecto obligatorio para entrar al sitio. Después de todo, ¿no fue una muestra de sensibilidad cultural?

Durante la visita al Templo Dorado, la familia de Trudeau fue fotografiada con ropas tradicionales y haciendo el tradicional saludo namasté, con las palmas de las manos juntas. "Hay una diferencia entre apreciar una cultura y apropiarse de ella", escribió un usuario de Twitter en defensa de Trudeau.

Pero los elaborados atuendos no fueron exclusivamente para visitar templos y santuarios.

Durante un evento sobre la industria cinematográfica en el que se reunió con estrellas del cine indio, Trudeau vistió un Sherwani, una intrincada y deslumbrante prenda bordada de oro.

Lo fotografiaron junto al actor de Bollywood Shah Rukh Khan, quien vestía simplemente camisa y saco negros. Un usuario de Twitter escribió con aire burlón que daba la impresión de que el actor le enseñaba a Trudeau a "actuar el papel" de primer ministro.

Para completarla, el jueves, en una cena en Nueva Delhi, Trudeau se animó a dar unos pasos de bhangra. El diario Indian Express se preguntó si los movimientos de brazos del primer ministro acompañando el golpeteo de los bombos no les resultaban "vergonzosos" a los canadienses y cuestionó si su "ropa excesivamente india" no estaba desfasada respecto de la India moderna.

Las críticas surgieron en un viaje que a veces tuvo puntos de tensión, y que tenía el objetivo de estrechar los lazos entre ambos países, pero quedó opacado por controversias después de que se supiera que un militante sikh separatista condenado en Vancouver en 1986 por el intento de homicidio de un ministro del gabinete indio había sido invitado a una cena en la residencia del Alto Comisionado de Canadá en Nueva Delhi. Finalmente, la invitación fue retirada, pero ya era demasiado tarde para el malestar que había provocado.

Pese a todo, Trudeau sigue siendo un personaje querido en el exterior, festejado por los socialdemócratas de Europa y el resto del mundo como un contrapeso liberal frente al presidente Donald Trump en todos los temas de su agenda.

Traducción Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.