La historia subversiva en la Argentina

(0)
11 de mayo de 1998  

Fue el diputado peronista John Cook quien planteó por primera vez en nuestro país la alternativa de la lucha armada. Para propiciar el retorno al poder de Juan Perón, Cook organizó una estructura clandestina que entre 1955 y hasta las elecciones de 1957 hizo estallar 7000 artefactos explosivos.

En la Argentina, el primer antecedente de foco rural fue el grupo Uturunco, constituido por los "hombres tigre" peronistas. A fines de 1959, un grupo armado tomó la comisaría de Frías, en Santiago del Estero, bajo el mando de Manuel Enrique Mena, el "Comandante Uturunco". Cook fue el responsable político de esa acción.

En 1960 apareció el primer movimiento de inspiración trotskista alzado en armas. Se trató de Palabra Obrera, conducido por Angel Bengochea, que murió en 1964 cuando le estalló en las manos un artefacto explosivo.

El primer foco rural de carácter marxista fue el Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP), creado en 1963 por el periodista Jorge Ricardo Masetti, que, perseguido por el Ejército, en 1964 huyó hacia la selva y jamás volvió a saberse de él.

Célula urbana

La primera organización insurgente en dejar de lado la guerrilla rural y en desarrollar la célula urbana fueron las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), integradas por peronistas de izquierda, que hicieron su presentación pública en julio de 1970, con la toma de Garín, y en 1973 se unificaron con Montoneros.

La primera organización guerrillera surgida debido a la escisión de un partido político fue el Frente Argentino de Liberación (FAL), que en 1967 se separó del Partido Socialista Argentino. El primer grupo con capacidad militar y estructura ideológica sólida fue el Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), que nació como resultado de la fusión de Palabra Obrera y el Frente Revolucionario Indoamericano Popular, liderado por Mario Roberto Santucho. En 1968, el PRT se diferenció del foquismo clásico y en marzo de 1970 devino en el ERP.

La vastedad del fenómeno guerrillero en la Argentina excede las posibilidades de este comentario (ver infografía). Pero el ERP fue la organización que contó con el aparato militar más eficaz de todos los grupos alzados en armas. Su última gran operación, y su más grande derrota, fue el intento de copamiento del Batallón de Arsenales 601, en Monte Chingolo, el 23 de diciembre de 1975.

Montoneros fue la más vasta de todas las organizaciones guerrilleras aparecidas en la Argentina y la de mayor precariedad ideológica.

En su mayoría, sus miembros eran estudiantes católicos y algunos procedían de Tacuara o de la Guardia Restauradora Nacionalista, grupos de derecha que habían caído en ese insólito fenómeno llamado peronismo de izquierda a partir del régimen de Onganía. Apareció en escena en mayo de 1970, con el secuestro y muerte del ex presidente Pedro Eugenio Aramburu, y entró en la clandestinidad el 6 de septiembre de 1974. Un año después, el 19 del mismo mes, secuestró a los hermanos Born, por lo que obtuvo un rescate de 60 millones de dólares.

Montoneros fue una de las organizaciones subversivas que más vidas quitó y la que más vidas ofrendó al trágico escenario de sangre que enlutó a nuestro país antes y después del golpe de Estado de 1976. Entre sus principales responsables se encontraban Fernando Abal Medina, Carlos Ramus, Mario Firmenich, Emilio Maza, Ignacio Vélez, Norma Arrostito, Susana Lesgart, Raúl Yagger y Rodolfo Galimberti, por citar a los más conocidos.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.