La otra crisis: la pandemia empuja a Estados Unidos a una emergencia alimentaria

Junto con la crisis que desató el nuevo coronavirus, aumentó el hambre
Junto con la crisis que desató el nuevo coronavirus, aumentó el hambre Crédito: AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
7 de mayo de 2020  • 17:24

WASHINGTON.- La imagen se repite en todo el país: largas filas de personas, o de autos, esperando a recibir una bolsa o una caja de comida . Es una de las postales más duras de la catástrofe económica que abofeteó a Estados Unidos por la pandemia del nuevo coronavirus , que desintegró la bonanza más prolongada que se recuerde en la historia del país y lo dejó ante la peor recesión desde la Gran Depresión. Junto con la crisis, aumentó el hambre .

En Washington, sobre la calle Columbia, muy cerca de Adams Morgan, uno de los barrios más vibrantes de la ciudad, plagado de bares y restaurantes que ahora languidecen con sus puertas cerradas, varias personas recogen bolsas de plástico con bananas, manzanas, papas, cebollas, latas de garbanzos y frascos de mantequilla de maní que esperan sobre una mesa en la entrada de uno de los locales de Martha's Table, una organización que distribuye comida en la ciudad.

Luis, un salvadoreño de 60 años, tenía un lavadero de autos con cinco empleados. Despidió a todos. Recibió un "chequecito" del gobierno federal, dice a LA NACION , y espera recibir un préstamo del programa de crédito blandos creado para las pequeñas y medianas empresas. Desde que empezó la crisis, comenzó a ir de tanto en tanto a buscar comida a esa mesa. Después de levantar una bolsa, camina lento, ayudado con su bastón, con la cara cubierta por una bufanda.

En Estados Unidos, la pandemia forzó a millones de personas a recurrir a los "bancos de comida" para poder comer
En Estados Unidos, la pandemia forzó a millones de personas a recurrir a los "bancos de comida" para poder comer Crédito: AFP

"Para nosotros es una ayuda . Pero va a llegar un momento en el que se va a terminar, porque si dura mucho esto, ya no lo vamos a tener", cuenta, preocupado. "Todo el mundo está desempleado y entonces todos esos están viniendo a recoger comida", describe.

Como Luis, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, en su mayoría latinos y afroamericanos, algunos con chicos, otros solos, se acercan a esa mesa, esperan en la fila, toman una bolsa, y luego se alejan de regreso a sus casas.

En Estados Unidos, la pandemia forzó a millones de personas a recurrir a los "bancos de comida" para poder comer. Las organizaciones que distribuyen alimentos en todo el país están desbordadas. Un estudio de Brookings Institution, un centro de estudios de Washington, indicó que en uno de cada cinco hogares con hijos menores de 12 años, los chicos no comen lo suficiente. Por la pandemia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que el mundo podría sufrir una "catástrofe humanitaria global" y unas 130 millones de personas podrían caer en la inanición a fines de este año.

Whitney Faisan, directora asistente de Comunicaciones de Martha's Table, dijo que tuvieron que redoblar los esfuerzos en toda la ciudad para poder responder a las necesidades de la gente. "Todos los días, las personas pueden venir acá para recibir alimentos. Eso es lo que estamos haciendo. Solíamos repartir 1000 bolsas por semana en todos nuestros puntos en Washington. Ahora son 8000", graficó.

Sin empleo

La crisis del hambre está atada a la recesión y la pulverización del empleo. Más de 33 millones de personas ya solicitaron seguro de desempleo desde que comenzó el "Gran Confinamiento" impuesto por la pandemia. Pero economistas estiman que la cifra de personas que perdieron su sueldo durante las últimas semanas porque fueron suspendidas o despedidas, o debieron cerrar su negocio es en realidad mucho mayor. Los estados no dan abasto para procesar todos los pedidos de asistencia -los sistemas para procesar las solicitudes son viejos-, y los trabajadores informales o los inmigrantes indocumentados no pueden solicitar ayuda al gobierno federal porque están afuera del sistema.

En Estados Unidos, la pandemia forzó a millones de personas a recurrir a los "bancos de comida" para poder comer
En Estados Unidos, la pandemia forzó a millones de personas a recurrir a los "bancos de comida" para poder comer Crédito: AFP

Por la crisis, negocios que emplean mucha gente, como los restaurantes, debieron cerrar. Algunos lograron moverse al negocio del delivery y el pick-up -una incipiente tendencia en Washington-, pero otros tuvieron que bajar la persiana y despedir a todos sus empleados.

"El trabajo se paró. Nos quedamos sin nada", dijo Jason, un joven hondureño, luego de recoger junto a su mujer dos bolsas de comida. Jason trabajaba en la cocina de un restaurante y desde hace semanas busca trabajo sin suerte .

La crisis se ensañó con los más vulnerables. La gran mayoría del país se encerró en sus casas para protegerse del virus, pero los homeless, las personas sin un hogar donde vivir, quedaron indefensos, a la intemperie, forzados a deambular de refugio en refugio o buscar algún rincón de la ciudad, o de las estaciones de subte o de colectivos donde capear el día y la noche.

"Esto es bueno, tenemos comida", dice Brandon, una persona en situación de calle de 25 años, luego de levantar una bolsa de la mesa de Martha's Table. "La gente no tiene comida, yo ya la pasaba mal, es duro estar afuera con esta mierda del coronavirus -se desahogó-. Trato lo mejor que puedo. Con voluntad, todo es posible , ¿verdad?"

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.