La relación con Trump, el gran interrogante

Alina Dieste
Alina Dieste PARA LA NACION
(0)
29 de junio de 2018  

WASHINGTON.- El izquierdista Andrés Manuel López Obrador es el favorito para las elecciones en México, pero su probable victoria abre interrogantes sobre la crucial relación con Estados Unidos.

¿Cómo será el vínculo de Washington con AMLO, como todos llaman al candidato? Cinco temas asoman en el futuro horizonte de las relaciones bilaterales.

1. Más confrontación

"La retórica de AMLO hacia Estados Unidos será más confrontativa que la del presidente saliente, Enrique Peña Nieto, que tomó una posición mucho más colaborativa con Washington", dijo Katherine Pereira, directora asociada del centro sobre América Latina del Atlantic Council.

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, otro centro de reflexión estadounidense, coincidió: "Se espera que un gobierno de AMLO sea menos complaciente en general con las demandas del presidente Donald Trump y con sus declaraciones agresivas e insultantes sobre México y los mexicanos".

2. Nafta e inmigración

El tono de la relación dependerá mucho de lo que pase con los dos grandes ejes de la agenda bilateral: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) -que se está renegociando- y el tema migratorio, dijo Earl Anthony Wayne, exembajador de Estados Unidos en México. "Si se logra un acuerdo sobre el Nafta antes del 1° de diciembre, cuando AMLO debe asumir, y si para entonces la situación en la frontera está en calma, habrá más espacio para una relación más positiva", señaló.

Arturo Sarukhan, exembajador de México en Washington, advirtió sobre los riesgos de centrar la agenda en hacer que "Trump respete a México", y recordó que AMLO "ha subrayado, correctamente, que buscará establecer una relación constructiva y respetuosa".

3. Similitudes

¿Podría una chispa encender un enfrentamiento entre Trump y AMLO? Quizá, pero la relación bilateral va más allá del estilo de estos líderes, que en este caso presenta similitudes. "AMLO se parece mucho más a Trump que su antecesor", dijo Pereira, una idea que Wayne y Shifter comparten.

Los dos "son nacionalistas que protestaron contra el orden establecido y los partidos políticos tradicionales. No están interesados en aprender detalles de las políticas. Han mostrado intolerancia", señaló Shifter.

Sin embargo, marcó una diferencia clave: AMLO, exalcalde de Ciudad de México, es un político de raza, en carrera por la presidencia por tercera vez, mientras que Trump, como magnate inmobiliario con fama mediática, es un novato en estas lides. Dos temas darían margen para un entendimiento AMLO-Trump si la volatilidad de la cuestión fronteriza no empaña el vínculo: ambos quieren un aumento de salarios en México y ambos favorecen una mayor cooperación en los problemas de seguridad en América Central, combustible de la migración.

4. México primero

AMLO no dice "México primero", pero su discurso va en ese sentido: promete mejorar la economía, luchar contra la corrupción y combatir la inseguridad. ¿Tomará la bandera de Venezuela, como hasta ahora hizo Peña Nieto, liderando el llamado regional a una "restauración de la democracia", como insiste Washington?

"Espero que México continúe desempeñando un papel constructivo hacia Venezuela. Muchos de los críticos de AMLO están preocupados de que no lo haga. Quiero darle el beneficio de la duda", dijo Wayne. Pereira, sin embargo, no lo ve "volcándose a defender la democracia a nivel internacional; se va a enfocar en los temas internos".

5. Incertidumbre

En Washington, la idea de AMLO presidente despierta suspicacias. "Temen por las inversiones estadounidenses en México", señaló González, desestimando sin embargo este miedo: AMLO "sabe que la falta de confianza de los empresarios golpearía la economía mexicana fuertemente", dijo.

"Para muchos, su pedido de amnistía para los jefes narcotraficantes hace unos meses fue bastante alarmante", dijo Shifter. Y señaló que, si bien el discurso de AMLO se moderó "notablemente", sigue generando "considerable incertidumbre" en Washington.

"La administración y el Congreso estadounidenses lo ven como una amenaza porque hasta ahora el PRI y el PAN, los partidos tradicionales mexicanos, jugaban dentro de las reglas, pero con AMLO no se sabe concretamente qué hará", dijo Pereira. Su anuncio de una revisión de los contratos de energía, por ejemplo, "es una gran preocupación para Estados Unidos", añadió.

Washington recién está preguntándose sobre sus políticas, señaló Wayne. "Hay mucha ambigüedad acerca de lo que va a hacer".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.