La Torre de Pisa reabre hoy tras más de 10 años

Se realizó una fina tarea de ingeniería
(0)
15 de diciembre de 2001  

ROMA.- Después de 4359 días de cierre, una de las torres más famosas del mundo, la de Pisa, volverá hoy a reabrirse al público. A diferencia de junio último, cuando sus siete campanas repicaron para celebrar el fin de las obras que lograron enderezarla 43,5 centímetros, para hoy no se prevén grandes festejos. Según adelantaron, por respeto a la tragedia de las Torres Gemelas, la ceremonia será sobria.

"Curada" por un comité internacional de expertos, la "torre pendente" había sido cerrada al público el 7 de enero de 1990, a las 15.22. Después de aumentar un milímetro cada año, la inclinación era entonces de 4 metros y medio. Algo más que preocupante, que hizo que los italianos debieran despedirse en vivo y en directo de uno de sus monumentos más queridos a través de un programa popular de Raffaella Carrá, que transmitió el triste cierre por TV.

Después de años de complicadísimos trabajos de ingeniería que costaron unos 24 millones de dólares, ahora la torre sigue ostentando una inclinación enorme -cuatro metros y 10 centímetros, la misma que tenía en 1838-, pero ya no corre peligro. Es más, Michele Jamiolkowski, el ingeniero polaco autor del "milagro", aseguró que el mítico monumento tendrá estabilidad y firmeza por otros 300 años.

Al ser objeto de distintas "terapias", la torre contó con tiradores de acero en los costados, toneladas de lingotes de plomo en la base y cabos varios, hasta que el equipo de expertos liderado por Jamiolkowski descubrió a principios de 1999 que la mejor solución era sacar tierra de la base del lado norte para enderezar el inclinadísimo lado sur.

Volver a pisar los 293 peldaños y seis pisos de la torre románica de mármol blanco, que comenzó a ser construida en 1173 por Bonanno Pisano, no será como antes. Los visitantes podrán hacerlo en grupos de 30 personas, acompañados por dos custodios, y dispondrán de 40 minutos. En éstos, además del campanario de 58 metros de altura en cuestión, podrán contemplar un paisaje de esos que dejan sin aliento: la Piazza dei Miracoli, el bellísimo Duomo de Pisa, y los techos de tejas coloradas del centro de esta antigua república marinara.

El precio de la entrada tampoco será como antes, ya que costará 15 euros (unos 15 dólares), es decir 7 veces más que hace más de once años, cuando el temor al derrumbe obligó al cierre. Los afortunados que hoy subirán a la torre por primera vez, sin embargo, lo harán gratis. Se calcula que en los últimos 60 años unos 18 millones de turistas visitaron la Torre de Pisa.

Los 4359 días de cierre forzado, sin embargo, no fueron totales. Varios VIP pudieron subir los 293 escalones: entre otros políticos y ricos y famosos, en 1999 la visitó el premier británico Tony Blair y familia, y este año, en mayo, fue el turno de Laura Bush, la primera dama de los Estados Unidos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.