Las agresiones a Timochenko llevan a las FARC a suspender su campaña electoral

Timochenko, anteayer, repudiado a la salida de una entrevista, en Cali
Timochenko, anteayer, repudiado a la salida de una entrevista, en Cali Crédito: Claudia Contreras / DPA
Los candidatos del exgrupo guerrillero exigieron el fin de las acciones hostiles y llamaron a la reconciliación; Santos pidió dejar de lado la violencia
Daniel Lozano
(0)
10 de febrero de 2018  

CÚCUTA, Colombia.- La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) confirmó ayer el runrún de las últimas horas: suspendió provisionalmente su campaña para las elecciones legislativas, que se celebrarán en toda Colombia en marzo, "hasta tener plenas garantías de seguridad", luego de una ola de agresiones contra sus candidatos.

El partido de la antigua guerrilla también valora emprender acciones legales contra los presuntos instigadores, incluido el Centro Democrático, el grupo conservador liderado por el expresidente Álvaro Uribe.

La cadena de protestas y actos hostiles contra dirigentes de las FARC, en especial dirigida contra su candidato presidencial, Rodrigo Londoño (alias "Timochenko") , enturbió el clima político de Colombia, que este año también elegirá al sucesor del presidente Juan Manuel Santos. Y lo ha hecho recordando viejos pasajes de su violenta historia política, cuando cientos de exguerrilleros del M-19, reagrupados en la Unión Patriótica, perdieron la vida en una auténtica cacería humana.

Primero fueron unos gritos en Armenia, al paso de Timochenko. Mucho ruido y pocas nueces, amplificado por el altavoz de las redes sociales. Después vino el hostigamiento contra otros candidatos como Iván Márquez, al que llamaban el canciller de las FARC, además de la quema de banderas y de ataques contra sus vehículos. Pero la gota que colmó la paciencia de los exguerrilleros se produjo durante la visita de su principal líder a Cali.

Tras una tormenta de insultos, piedras y objetos, Timochenko llamó a la serenidad. "Nada me hará desfallecer. Si no desfallecimos cuando nos caían bombas de 500 y 1000 libras, ahora por unos huevos creo que no vamos a desfallecer. Nosotros no debemos actuar así, debemos dar ejemplo de que somos la gente del común, el respeto que tenemos a la diferencia, pero nada de insultos y agresiones. Queremos una Colombia reconciliada", arengó Londoño ante su escaso público, aparentemente recuperado de las dolencias físicas por las cuales fue tratado en La Habana, pero alejado todavía de su mejor forma.

"No puede catalogarse de pueblo colombiano a agitadores profesionales", acusó el dirigente Pablo Catatumbo durante el pronunciamiento realizado ayer por las FARC.

En los grupos de hostigadores no solo participan ciudadanos de forma anónima, enfurecidos por la presencia de Timochenko, el candidato peor valorado para las próximas elecciones con solo el 1% de apoyo popular. También tuvieron presencia destacada dirigentes del partido de Uribe, quienes incluso en Cúcuta se desplegaron en las redes sociales para recibir al candidato de las FARC, quien jamás apareció.

Solidaridad

Londoño desmintió que las imágenes que rodaban ayer de un atentado en su contra fueran reales: se trata de una película de ficción. "Por si las dudas, me encuentro bien", aclaró el dirigente revolucionario.

Victoria Sandino, candidata al Senado, también señaló a un grupo de víctimas de los antiguos guerrilleros, que combatieron ferozmente contra el Estado durante medio siglo dejando en su camino cientos de víctimas y cientos de miles de desplazados.

El gobierno de Santos no solo fue el primero en mostrar su solidaridad con los nuevos políticos. También exigió la intervención del fiscal y de las autoridades judiciales. "Rechazo toda agresión contra cualquier candidato. Hay quienes quieren un país invivible. ¡No violencia! Se trata de derrotar a las FARC en las urnas", subrayó Humberto de la Calle, el candidato liberal que fuera jefe de la delegación del gobierno en las negociaciones de paz en Cuba.

Desde la otra vereda política no fueron tan indulgentes con quienes fueron enemigos declarados durante décadas. "Yo nunca cancelé una gira política a pesar de todas las amenazas a mi vida que siempre recibí de las FARC", criticó el expresidente Andrés Pastrana, socio de Uribe en la coalición conservadora, que elegirá su candidato en las primarias de marzo. El gran favorito, Iván Duque, matizó que "los colombianos tienen el derecho a protestar en las calles ante la impunidad y a rechazar la burla de las FARC a las víctimas, pero sin violencia".

Santos propuso un pacto nacional de todos los líderes políticos en contra de la violencia, el cual fue aceptado de inmediato por la mayoría de los candidatos presidenciales.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.