Los acusadores de Barros pedirán garantías al Vaticano