Macron advierte que "Europa enfrenta un riesgo existencial"

El presidente francés expresó su preocupación por las elecciones parlamentarias en la UE
El presidente francés expresó su preocupación por las elecciones parlamentarias en la UE Fuente: AFP - Crédito: Ludovic Marin
(0)
22 de mayo de 2019  

PARÍS.- A partir de mañana y hasta el domingo se realizarán las elecciones parlamentarias europeas, definidas como las más trascendentales de la historia, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron , advirtió ayer sobre un riesgo de "dislocación" del continente en estos comicios.

"Son las elecciones más importantes desde 1979 porque la Unión Europea se enfrenta a un riesgo existencial", afirmó el jefe de Estado de 41 años, elegido en 2017, en una entrevista con diarios regionales franceses.

Macron, un europeísta, defendió su decisión de mantenerse en primera línea en la campaña para estas elecciones y dijo que había decidido "no ser un espectador, sino un actor de esta elección".

Algo más de 400 millones de europeos en 27 países elegirán esta semana a sus representantes en un proceso teñido por el auge de las fuerzas populistas y el Brexit.

En contraste con el anterior llamado a las urnas de 2014, en plena crisis de la deuda y planes de austeridad, estos comicios se celebran en medio de la crisis migratoria y en un contexto de tensión comercial mundial y de deterioro de las relaciones con Estados Unidos bajo el mandato de Donald Trump.

Los sondeos muestran que ganarían los europeístas, pero con un fuerte crecimiento de los euroescépticos. Además, la abstención podría superar el récord del 57% de los comicios de 2014.

Las últimas proyecciones de la Eurocámara daban en abril al grupo Europa de las Naciones y de las Libertades (ENL), que agrupa a la ultraderecha de varios países, una progresión de los 37 actuales hasta 62 escaños en un hemiciclo de 751, aunque podría beneficiarse de nuevas incorporaciones.

El objetivo del ENL es convertirse en la tercera fuerza de la Eurocámara, superando a los liberales y contando para ello con la Liga de Italia y la Agrupación Nacional de Francia, y condicionar así la política de la UE.

Pero los partidos ultraderechistas quedaron la última semana en la mira tras una serie de escándalos, como el "caso Ibiza" en Austria, que rearmaron a las fuerzas europeístas.

La difusión de un explosivo video de 2017 en el cual el futuro número dos del gobierno austríaco, el ultraderechista Heinz-Christian Strache, contemplaba conceder contratos públicos a cambio de ayudas financieras hizo volar por los aires la coalición gobernante en Austria y forzó su renuncia.

La Comisión Europea, de boca de su vocero Margaritis Schinas, acogió con "incredulidad" que un líder negociara con "socios" que "claramente" no llevan los intereses europeos en "su corazón". En el video grabado en la isla española de Ibiza, el político hablaba con una representante de un magnate ruso.

El caso de Strache aguó el sábado el gran acto en Milán de la ultraderecha europea, liderada por el ministro italiano Matteo Salvini, de la Liga, y generó críticas de los líderes europeístas.

"Nos enfrentamos a corrientes [...] que quieren destruir la Europa de nuestros valores y debemos resistir categóricamente", aseguró rápidamente desde Zagreb la canciller alemana, Angela Merkel, que criticó a los "políticos que están a la venta".

En campaña

En la misma dirección, tras reunirse con el primer ministro socialista portugués, Antonio Costa, Macron llamó anteayer a "construir una gran coalición de progresistas" para vencer a "aquellos que quieren destruir Europa a través del nacionalismo".

El mandatario francés también defendió su decisión de inmiscuirse en los comicios para garantizar el futuro comunitario.

"Si como jefe de Estado dejo que se disloque la Europa que construyó la paz, que trajo prosperidad, tendré una responsabilidad ante la historia", apuntó Macron en relación a las críticas opositoras por su participación en la campaña.

La oposición estimó que el presidente no tiene por qué tomar partido en la contienda europea, porque rompe con el equilibrio institucional. De hecho, incluso sus partidarios temen que su implicación conlleve consecuencias políticas para él mismo, si la lista de su partido no obtiene los resultados que espera.

Macron exhortó también a la enorme cantidad de votantes que se abstendrían de ir a las urnas. "Decidir no votar significa decidir dar voz a quienes quieren destruir Europa", sostuvo Macron. "Es lo que ocurrió hace tres años con los británicos para el Brexit. Para expresar su opinión, sea cual sea, ¡Es el 26 de mayo o nunca!", advirtió Macron.

Por ahora, su lista centrista avanza casi empatada hacia los comicios del domingo en Francia con la de la ultraderechista Agrupación Nacional, de Marine Le Pen, que espera vencer a Macron tras haber perdido contra él el ballottage de las presidenciales de 2017.

Agencias ANSA y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.