Malala, el azote de los talibanes, recibe el Nobel de la Paz y promete seguir la lucha

Malala da su discurso de aceptación del premio
Malala da su discurso de aceptación del premio
La activista de 17 años baleada por los talibanes dijo que seguirá con su lucha por la educación de las mujeres de su país hasta que todas puedan ir a la escuela
(0)
10 de diciembre de 2014  • 13:33

OSLO.- La lucha por los derechos de los más desamparados tuvo hoy su día consagratorio, con la entrega del Premio Nobel de la Paz a Malala Yousafzai, la joven paquistaní baleada por su lucha a favor de que las mujeres tengan acceso a los estudios, y al indio Kailash Stayarthi, un activista contra la explotación y el trabajo infantil.

Malala, con apenas 17 años -la más joven en recibir el premio- y Satyarthi, de 60, recibieron el galardón en una ceremonia oficial en Oslo.

"Una joven y un hombre algo mayor, una paquistaní y un indio, una musulmana y un hindú, ambos símbolos de lo que este mundo necesita: más unidad, fraternidad entre naciones", dijo el presidente del comité Nobel, Thorbjoern Jagland, al entregar los premios en la alcaldía de Oslo.

"Voy a seguir con esta lucha hasta que vea que todos los niños pueden ir a la escuela", dijo Malala, una defensora del derecho a la educación de las mujeres convertida en símbolo mundial, tras sobrevivir milagrosamente a un ataque armado de los talibanes en 2012.

Profanación

El 9 de octubre de 2012, los talibanes interceptaron su micro escolar en su valle natal de Swat y le dispararon una balazo en la cabeza, tras acusarla de profanar el Islam.

Malala ya recibió varias distinciones, fue invitada a la Casa Blanca, al palacio de Buckingham y al estrado de la ONU por su incansable labor por el avance de las mujeres.

"Una sola semana de gastos militares mundiales bastaría para poner a todos nuestros hijos en la clase"

Menos conocido por el gran público, el indio Satyarthi lucha desde 1980 para sacar a los miles de niños indios que trabajan en fábricas, en régimen de cuasi esclavitud.

"Me niego a aceptar que el mundo sea demasiado pobre (para escolarizar a los niños), cuando una sola semana de gastos militares mundiales bastaría para poner a todos nuestros hijos en la clase", dijo Satyarthi.

"Cuando un solo niño corre peligro, todo el mundo corre peligro. Cuando un niño no puede tener acceso a la educación es todo el mundo que carece de luz, en mi opinión", afirmó en la rueda de prensa junto a Malala.

Su organización, Bachpan Bachao Andolan (Movimiento para salvar a la infancia) asegura haber liberado a unos 80.000 niños que trabajaban en fábricas y talleres.

Aunque el número de niños que trabajan en el mundo ha bajado en una tercera parte desde 2000, aún son 168 millones según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Admiradores

Malala, que llegó a Noruega con amigos y jóvenes activistas de Pakistán, Siria y Nigeria, se reunió con miles de niños, recorrió las calles para saludar a sus admiradores e inaugurará una exposición donde se exhibirá el vestido, manchado de sangre, que llevaba cuando su micro fue atacado.

Cuando Malala recibía su premio, un joven con una bandera mexicana corrió hacia el escenario pero fue contenido por un guardia de seguridad. Horas antes había estrechado la mano de la niña en el Grand Hotel donde ella se hospedaba y le manifestó su admiración.

Agencias AP, AFP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.