Más presión sobre Rajoy: revelan los SMS que le envió al ex tesorero del PP

En varios SMS le pide "calma" al ex tesorero del PP, acusado de corrupción
En varios SMS le pide "calma" al ex tesorero del PP, acusado de corrupción
Martín Rodríguez Yebra
(0)
15 de julio de 2013  

MADRID.– "Luis, sé fuerte. Te llamaré mañana." El 18 de enero, el presidente Mariano Rajoy le escribió un SMS en tono de ruego a Luis Bárcenas cuando la justicia acababa de descubrir una cuenta millonaria en Suiza a nombre del ex tesorero del PP y la prensa publicaba por primera vez la sospecha de que se habían pagado sobresueldos a los principales dirigentes del partido.

La revelación de ése y de otra docena de mensajes en los que Rajoy parece pedirle silencio a su ex colaborador investigado por corrupción agravaron ayer la emergencia política que vive el gobierno.

El opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE) convocó a una reunión de urgencia de su cúpula, que terminó con un anuncio extremo: el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, exigió "la renuncia inmediata" de Rajoy y la ruptura de relaciones con el PP. Lo mismo hizo Izquierda Unida (IU), tercera fuerza parlamentaria.

"El señor Rajoy está incapacitado para seguir un minuto más en el cargo y su permanencia constituye un daño incalculable para el país", advirtió Rubalcaba.

"El comportamiento del señor Rajoy respecto de este caso se puede resumir de forma muy sencilla: ninguna explicación, mentiras y, hoy sabemos también, connivencia, grave connivencia" , dijo Rubalcaba.

Los opositores dejaron abierto el camino para plantear una moción de censura que obligaría al presidente a dar explicaciones ante el Congreso sobre el escándalo, aun cuando la mayoría absoluta del PP alcanzaría para impedir la destitución.

El gobierno quedó mareado por la publicación de los SMS en el diario El Mundo, medio al que Bárcenas decidió confesarle una supuesta trama de financiación ilegal, coimas y reparto de sobres con plata negra de la que habría participado durante más de 20 años.

Sin negar la veracidad de los mensajes de texto, el gobierno se limitó a decir que su divulgación constituye la extorsión de un "delincuente" preso por evasión fiscal y lavado de dinero desde hace 20 días.

"Es lamentable que Rubalcaba, en su desesperación, pida dimisiones desde la connivencia con las mentiras de un presunto delincuente", dijo Carlos Floriano, una de las máximas autoridades del partido.

"Los SMS son la prueba material de un chantaje del que el señor Bárcenas no obtuvo nada. Mantenemos la tranquilidad de quien no tiene nada que esconder", dijo Floriano. La misma línea surgió de La Moncloa, a través de fuentes citadas por la agencia estatal EFE.

El escándalo tiene a Rajoy frente a la peor crisis de su gestión. Bárcenas lo acusa de haber cobrado sobresueldos cuando era ministro de José María Aznar y de haber estado al tanto de los turbios manejos de fondos en el PP.

El ex tesorero declarará hoy ante el juez Pablo Ruz, que lo citó a raíz de las confesiones que empezó a hacer hace ocho días.

Por si no había suficiente tensión, Bárcenas avivó el incendio en la víspera. Fue él quien cedió a El Mundo los mensajes que habría intercambiado con Rajoy desde que en 2009 empezaron a investigarlo por una trama de negocios sucios que involucraba a empresarios y dirigentes del PP. En esos textos se refleja un intento del ahora presidente del gobierno de contener a su protegido caído en desgracia.

"Rosa, gracias. Eres un encanto. Yo estaré siempre ahí", le escribió Rajoy a la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, el 23 de mayo de 2011, en respuesta a un mensaje de felicitación por un triunfo electoral del PP. Bárcenas había renunciado a todos sus cargos (tesorero y senador nacional) un año antes a raíz de las investigaciones en su contra.

Cuatro meses después, la justicia archivó la causa por falta de pruebas. "Muchas felicidades, Rosa. Esperemos que todo se confirme. Un abrazo y otro para Luis", celebró Rajoy aquel día, en plena campaña presidencial.

La felicidad duraría poco. En febrero de 2012, El Mundo publicó que el ex tesorero se había quedado con parte de una coima de dos millones de euros. Bárcenas culpó a la número dos del PP, Dolores de Cospedal, de filtrar la información. Se lo escribió a Rajoy, que ya era presidente. "No es cierto, Luis. Para qué va a hacer daño. Yo hablé con ella... No hay que hacer daño... Tranquilidad", fue la respuesta.

La ansiedad del ex tesorero iba en aumento. Y estalló cuando la justicia descubrió a principios de enero de este año la primera de dos cuentas en las que escondía una fortuna millonaria, lo que hizo reabrir la causa en su contra.

Entonces Bárcenas transmitió su preocupación a Rajoy, según El Mundo, y éste le pidió: "Sé fuerte". No cumplió con su promesa de llamarlo al día siguiente. El drama se aceleró el 31 de enero, cuando El País publicó las copias de la contabilidad negra donde Bárcenas registraba los sobresueldos.

Siempre según el relato del ex dirigente, al día siguiente se encontró con una llamada perdida de Rajoy en su celular. No consiguió que el presidente lo atendiera cuando se la devolvió. En cambio, describió contactos con intermediarios para gestionar la crisis.

Acorralado, el ex tesorero desmintió entonces la veracidad de los papeles y esperó protección del partido. Pero ya todo era silencio. "Quedo librado de todo compromiso contigo", le escribió a Rajoy el 14 de marzo, cuando la justicia avanzaba hacia el paso que daría el 27 de junio: mandarlo a la cárcel por su injustificada fortuna.

La venganza empezaba a gestarse.

Los mensajes que comprometen a Rajoy

Transcripción de los SMS que publicó ayer el diario El Mundo

Rajoy: –Rosa [Iglesias, esposa de Bárcenas], eres un encanto. Yo estaré ahí siempre, al final la vida es resistir y que alguien te ayude, tampoco hacen falta muchos. Un beso y otra vez gracias.

Rajoy: –Muchas felicidades Rosa. Esperemos todo se confirme, un abrazo y a Luis otro. Mariano.

Rajoy: –No es cierto, Luis. Para qué va a hacer daño. Yo hablé con ella [Dolores de Cospedal]... Esto no es fácil no hay que equivocarse. Tranquilidad... es lo único que no se puede perder. Un abrazo.

Rajoy: –Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo.

Bárcenas: –Yo, después de mirar ayer el partido para otro lado, no tengo credibilidad. Debe salir ella y pedir que El Mundo aporte las pruebas. Conmigo puedes contar siempre y sabes que te estoy agradecido por el apoyo que siempre me has dado.

Rajoy: –Luis. Lo entiendo. Sé fuerte, mañana te llamaré. Un abrazo.

Bárcenas: –Estoy tranquilo y soy fuerte.

Del editor: cómo sigue.

La mayoría parlamentaria todavía lo sostiene, pero cada revelación deja a Rajoy un paso más cerca de perder la poca credibilidad que le queda.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.