Más presión sobre Rajoy tras el rescate

Reapareció ayer, tras las críticas por su ausencia; la oposición exige la supervisión parlamentaria del gigantesco crédito de Bruselas
Adrián Sack
(0)
11 de junio de 2012  

MADRID.– Presionado por las críticas recibidas por su ausencia, anteayer, durante la presentación del rescate financiero acordado con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, convocó de urgencia ayer a la prensa y defendió la polémica medida, a la que presentó como "un paso más" en su plan de sacar a España de su profunda crisis económica.

Y, también, como la "mejor alternativa" para apuntalar una breve e intensa gestión de gobierno que, sin embargo, aún no logró sofocar con éxito los ataques de los mercados europeos ni disipar las dudas sobre el futuro a corto y mediano plazo de la economía del país.

"Si no hubiéramos hecho en estos cinco meses todas las reformas que hemos hecho, ayer [por anteayer] se habría planteado la intervención del reino de España " , sentenció.

Con estas palabras, sin embargo, Rajoy estuvo lejos de encontrar el aire que necesita en el peor momento de su mandato. La prensa internacional puso en duda que el salvataje sea suficiente para sacar a España del pozo en que se encuentra, mientras que la oposición –que denunció que el plan sí tendrá consecuencias en la gente– ratificó que convocará al presidente para que explique el rescate ante el Congreso.

Como si esto fuera poco, fuentes de Bruselas dijeron que la ayuda a los bancos sí implica condiciones fiscales, según consignó el diario El País.

En medio de este panorama sombrío, Rajoy salió ayer a defender la medida, aunque evitó en todo momento referirse al salvataje financiero externo de hasta 125.000 millones de dólares como un "rescate".

Sin aceptar ese término, que fue empleado ayer por todos los medios españoles –con la excepción de dos diarios de tendencia oficialista–, el presidente intentó redefinir al paquete de ayuda ofrecido por el Eurogrupo como una "línea de crédito" y, al mismo tiempo, como un logro del gobierno, más que como una muestra de insuficiencia financiera de España.

"Esto de que le den a uno una línea de crédito de hasta 100.000 millones [de euros] no es tan fácil de conseguir", dijo, al ponderar la gestión del gobierno para poder obtener el préstamo destinado a recapitalizar las entidades bancarias españolas "con problemas", que representarían cerca de un 30% del sistema.

Rajoy, como lo había hecho su ministro de Economía, Luis de Guindos, en la presentación del rescate, también destacó la influencia "favorable" que el acuerdo tendría sobre la moneda común europea y la economía local. "Ayer ganaron el futuro y la credibilidad del euro, y también la posibilidad de que vuelva a fluir el crédito", afirmó.

En su estrategia de defensa del pedido de rescate, y ante las críticas recibidas este fin de semana por ceder a las presiones recibidas desde Bruselas para acordarlo antes de las elecciones griegas del 17 de junio, el presidente afirmó que el auxilio de España fue gestionado, en realidad, por el Palacio de la Moncloa.

"La línea de crédito responde a una petición nuestra, y me felicito de que haya sido aceptada", dijo, al tiempo que negó que Europa haya conminado a su gobierno a aceptar la ayuda financiera para evitar un descalabro mayor en ese país y en el continente. "A mí nadie me ha presionado, el que he presionado he sido yo para conseguir crédito", señaló.

El presidente también reforzó los autoelogios hacia su gobierno al comparar su gestión con la de su predecesor, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, a quien, sin embargo, se abstuvo de mencionar. "Esto [el rescate] se debería haber hecho hace tres años, pero las cosas son como son y no como nos gustaría que fuesen, y tenemos que tomar las decisiones ahora", disparó.

Tras la conferencia, Rajoy viajó a Polonia para asistir al partido de España por la Eurocopa. Criticado por dejar el país en plena crisis, se justificó diciendo que viajó "tras haberse resuelto la situación".

Como si le faltaran problemas, ayer trascendió que durante las negociaciones Rajoy le envío un mensaje de texto a De Guindos que ya valió nuevas críticas: "Aguanta, somos la cuarta potencia de Europa, España no es Uganda", dice el mensaje, revelado por El Mundo.

La oposición no demoró en ponerle reparos al salvataje. En este sentido, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que el rescate "es una mala noticia para España", porque, en su opinión, "deteriora la imagen del país" y "podría interferir" en la inversión extranjera. Además negó que la operación afecte sólo a los bancos, como destacó De Guindos el sábado. "Todo rescate es un préstamo que firma el Estado, es decir todos los españoles, por tanto, estamos hablando de un rescate", dijo, al tiempo que criticó la estrategia de La Moncloa de presentar el acuerdo como si se tratara de un logro. "El gobierno pretende hacernos creer que nos ha tocado la lotería, que han venido los Reyes Magos", ironizó.

Además, Pérez Rubalcaba ratificó que su partido pedirá la formación de una comisión parlamentaria para investigar y vigilar todos los pasos que llevará adelante el gobierno en la tramitación del paquete de ayuda.

EN VOZ ALTA

  • "Si no hubiéramos hecho los deberes, se habría planteado la intervención del reino de España"

    MARIANO RAJOY

    Presidente del gobierno español
  • "El gobierno pretende hacernos creer que nos tocó la lotería y no es así "

    ALFREDO PEREZ RUBALCABA

    Jefe del PSOE
  • EL RESCATE EN LA PRENSA ESPAÑOLA

  • El País

    Europa vuelve a creer

    "Sin la decisión valiente [adoptada anteayer por la UE], no sólo los bancos españoles y España en su conjunto hubiesen afrontado una previsible bancarrota, sino que la moneda única hubiera estado condenada a la ruptura."
  • El Mundo

    Un nuevo comienzo

    "España no ha podido conseguir un objetivo clave: que Europa asuma parte del riesgo del rescate del sector financiero, sin que éste recaiga directamente sobre los ya sobrecargados hombros del contribuyente español."
  • ABC

    Ayuda sin intervención

    "Rajoy empeñó su palabra: no habría intervención de la economía española. Lo que ha sucedido no tiene nada que ver con un rescate al estilo de los que se han conocido en los últimos años en el caso de otras naciones europeas."
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.