Michael Czerny: "La mayor brecha de la Iglesia hoy es con los jóvenes"

Michael Czerny
Michael Czerny
El obispo y cardenal checo destacó los desafíos del nuevo consistorio
Elisabetta Piqué
(0)
5 de octubre de 2019  

ROMA.- Michael Czerny, jesuita de 73 años, es la gran sorpresa del consistorio que Francisco celebra hoy. Nadie esperaba que su nombre apareciera en la lista de los nuevos 13 cardenales por un simple motivo: Czerny, en los últimos años estrecho colaborador del Papa a partir de su ayuda en la redacción de la encíclica Laudato si, no era obispo. Tanto es así que ayer, 24 horas antes de recibir el anillo y el birrete cardenalicio, fue ordenado obispo por el Papa en una ceremonia solemne en la Basílica de San Pedro.

Nacido en Checoslovaquia (hoy República Checa), Czerny se define a sí mismo como un migrante. A los dos años debió dejar su patria y emigrar a Canadá, donde sus padres lograron sobrevivir gracias a la ayuda de una familia "misericordiosa", algo que marcó su vida. Estudió en Estados Unidos y después del asesinato de los jesuitas en la Universidad Centroamericana (UCA) en El Salvador, en 1989, se desempeñó allí como vicerrector; vivió diez años en África donde fundó y dirigió la Red Jesuita Africana sobre el sida; y fue asesor del cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

En 2017 el Papa lo designó subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, que está bajo su directo control; y hace unos meses lo nombró secretario especial del sínodo sobre la Amazonia. En virtud de este importante rol, en una entrevista con LA NACION en el cuartel general de los jesuitas, Czerny, que habla perfecto español, prefirió no contestar preguntas sobre la inminente reunión de obispos. En forma diplomática, se explayó en otros temas. Consideró que el principal desafío que enfrenta la Iglesia es la enorme distancia que la separa de los jóvenes, que hubo momentos de más conflicto que hoy en el seno de la institución y que es muy improbable que haya un cisma.

-¿Por qué cree que Francisco lo designó cardenal?

-Supongo que para contribuir a un colegio cardenalicio que cada vez más refleja cómo quiere ser la Iglesia, encarnada en mil culturas, contextos y situaciones y también en desafíos y dificultades. Una iglesia no monolítica, sino poliédrica.

-En su caso parece ser un nuevo mensaje claro del Papa en cuanto a la urgente atención a los más de 70 millones de refugiados y migrantes que hay en el mundo...

-Bueno, yo soy migrante: nací en Checoslovaquia, que hoy se llama de otra manera; crecí en Canadá, estudié en Estados Unidos, trabajé en El Salvador, aquí y en África, y eso también puede ser una contribución a esta Iglesia poliédrica.

-Este es el sexto consistorio del Papa y el primero en el cual todos los cardenales electores son "bergoglianos". ¿Cuánta oposición cree que tiene hoy el Papa?

-No sé, pienso que la Iglesia no conoció una época en la que no hubo oposición a los pontífices y objetivamente se puede decir que hubo momentos de mucho más conflicto. Pero es difícil para nosotros interpretar las controversias y la diversidad de opiniones porque todo cambió con las redes sociales y aún estamos aprendiendo. Pero la intensidad del ruido que parece hacer la oposición no es el indicador de la importancia de la cuestión o del conflicto.

-¿Se puede decir hoy que el principal desafío que enfrenta la Iglesia Católica es el escándalo de abusos sexuales de menores por parte del clero?

-No. Hay muchos desafíos, como la distancia entre la Iglesia y una gran proporción de jóvenes. Lo que han sufrido las víctimas de abuso es intolerable e inaceptable, siempre hay que pedir compasión y perdón por eso, pero la Iglesia está dando una respuesta con nuevas políticas y una nueva conciencia. Pero la relación de la Iglesia y los jóvenes y la distancia o brecha que la separa de ellos es una problemática muy importante, un desafío enorme.

-Hace poco su "jefe", el padre Arturo Sosa, superior de los jesuitas, dijo que "hay una lucha política" en la Iglesia entre quienes quieren poner en acto el Concilio Vaticano II y quienes no...

-Es un tema complejo. Hay pocos que se declaran en contra del Concilio, es más bien una cuestión de diferencias de acento y énfasis. Pienso que hace falta buscar y el Santo Padre lo hace, la oportunidad de dialogar concretamente para ver las dimensiones de la cuestión.

-En los últimos días se habló de cisma en la Iglesia estadounidense, por un lado, y en la alemana, por otro. ¿Es posible?

-No lo sé. De nuevo, es difícil interpretar una palabra de este tipo en el contexto mediático actual... ¿Si cinco personas dicen 'cisma' eso lo hace una cosa real? Tengo mis dudas.

-¿En un cónclave pertenecería al bloque norteamericano-canadiense o al bloque europeo?

-Espero no encontrar bloques. Y no sé, depende. Cuando estoy con los norteamericanos me siento en casa; cuando estoy con los europeos, también. Hay sintonías que van más allá de las palabras y de las etiquetas... También me siento en casa en África...

-¿Se imaginó alguna vez que un papa jesuita lo designaría cardenal sin siquiera ser obispo?

-¡Nunca!

-¿Si tuviera que definir este pontificado con dos o tres palabras?

-El Vaticano II. Este es el pontificado del Concilio Vaticano II. Ahora tenemos un papa que está intentando llevar adelante la Iglesia en esta gran reforma y este gran aggiornamento, que está profundamente dedicado a insertar a la Iglesia en el mundo moderno. Está poniendo mucho énfasis en el aggiornamento de las Iglesias en sus formas locales, no desde arriba. Y por eso tiene una gran variedad y eso es parte de la riqueza y parte también de las tensiones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.