Mohamed Mursi, el ex presidente egipcio, fue condenado a muerte por espionaje