Sorpresa en Austria. Natascha compró la casa de su secuestrador