El Papa llamó a los jóvenes a no "photoshopear" la realidad ni el corazón