Para las agencias norteamericanas, una mina de oro de información