Pese al acuerdo, Petro Poroshenko dice que queda un largo camino para la paz