Petróleo y extorsión, los secretos detrás de la fortuna de EI