Por la nueva cepa, los británicos sienten un amargo anticipo del Brexit