Por qué los fanáticos del K-Pop están recurriendo al activismo político

Fanáticos de la banda de K-pop BTS visitan el "Today Show" en Rockefeller Plaza el 21 de febrero de 2020 en la ciudad de Nueva York
Fanáticos de la banda de K-pop BTS visitan el "Today Show" en Rockefeller Plaza el 21 de febrero de 2020 en la ciudad de Nueva York Fuente: AFP
(0)
23 de junio de 2020  • 12:08

En ciertos rincones de Internet, la destreza organizativa de los fanáticos del K-pop - los entusiastas internacionales típicamente jóvenes y diversos de la música pop coreana que se congregan diariamente en las redes sociales - ha sido durante mucho tiempo una leyenda: a través de la acción grupal coordinada, los llamados "ejércitos de fanáticos" de bandas como BTS y Blackpink se aseguran de que sus ídolos favoritos sean temas de tendencia, de que lideren las listas de música y de que vendan estadios desde Corea del Sur hasta el Rose Bowl en Los Ángeles y el Citi Field en Nueva York.

Ahora, en medio de una pandemia, una próxima elección presidencial y conversaciones ineludibles sobre el racismo, este colectivo laxo de guerreros digitales está tratando de ejercer su influencia en un nuevo ámbito: la arena política norteamericana.

Impulsados al principio por las continuas protestas de Black Lives Matter en todo el mundo, los estadios de K-pop se dieron a conocer fuera de los círculos musicales este fin de semana, cuando algunos se atribuyeron el crédito por ayudar a inflar las expectativas para el mitin del presidente Donald Trump en Oklahoma al reservar boletos que no tenían planes de usar.

En esta foto de archivo, la sección superior de la arena se ve parcialmente vacía mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un mitin de campaña en el Centro BOK el 20 de junio de 2020 en Tulsa
En esta foto de archivo, la sección superior de la arena se ve parcialmente vacía mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un mitin de campaña en el Centro BOK el 20 de junio de 2020 en Tulsa Fuente: AFP

Pero si bien la campaña de Trump ha negado que la broma haya afectado la asistencia a la manifestación, culpando a los manifestantes y a los medios de comunicación, el llamado a la acción en los círculos K-pop reveló que las tácticas eficientes de los fanáticos en las redes sociales para recaudar fondos o hacer que una canción que se vuelve viral, también se pueden usar para el activismo político.

En las últimas semanas, los devotos del K-pop, que usan Twitter como base de operaciones, pero proliferan en TikTok, Facebook, Instagram y otras plataformas, han enviado una tarjeta de cumpleaños al presidente Trump y han interrumpido una aplicación de la policía de Dallas que busca información sobre los manifestantes. También anunciaron que habían igualado una donación de un millón de dólares de BTS para grupos de Black Lives Matter. Y de acuerdo con la creciente popularidad del K-pop en Estados Unidos, muchos de estos activistas digitales en ciernes también pueden ser ciudadanos norteamericanos, según los expertos.

"Los fanáticos del K-pop de habla inglesa que se están involucrando en esto, que están interesados en estos temas, no son extranjeros", dijo CedarBough Saeji, una académica que estudia la cultura de los fanáticos del K-pop. "Estos son norteamericanos".

"Que estas personas jóvenes, socialmente progresistas, con visión de futuro, expertas en el uso de estas plataformas online, y que están atrapadas en casa debido a la Covid-19, estén haciendo cosas políticas, no es sorprendente", agregó Saeji, profesora asistente de cultura del este asiático en la Universidad de Indiana Bloomington. "Se trata de jóvenes que están completamente dispuestos a aprender sobre una nueva cultura para seguir su interés en algún producto de la cultura pop. Este es exactamente el tipo de personas que son lo opuesto a la audiencia de Trump que aplaude cuando rechaza Parásito y dice que Lo que el viento se llevó es una película real".

En los días posteriores a la manifestación de Trump en Tulsa, no ha surgido ninguna evidencia de que los fanáticos surcoreanos del K-pop estuvieran involucrados de manera significativa en la campaña de "no presentarse". En cambio, los medios de comunicación de Corea del Sur retransmitieron los informes norteamericanos, tratando el episodio principalmente como una broma de los fanáticos del K-pop y los usuarios de TikTok en Estados Unidos.

Los surcoreanos tienden a seguir de cerca las elecciones norteamericanos porque podrían afectar las relaciones de alianza entre Washington y Seúl, y la política norteamericano sobre Corea del Norte. Pero generalmente se muestran cautelosos de tomar partido. Trump ha sido bastante popular entre los surcoreanos liberales, incluidos los jóvenes, al aumentar las esperanzas de que su diplomacia con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, pueda producir un gran avance en las conversaciones largamente estancadas sobre el fin de la amenaza nuclear del Norte y el establecimiento de la paz en la península coreana.

El lunes, algunos surcoreanos respondieron a las noticias de Tulsa expresando preocupación sobre cómo podría reaccionar Trump. "¿Por qué el K-pop se entromete en una disputa política norteamericano?", escribió un lector de un artículo de un periódico local sobre la manifestación.

La banda de K-pop BTS
La banda de K-pop BTS Fuente: AFP

Pero mientras que la cultura K-pop en Corea del Sur es una agrupación mayoritariamente apolítica, dejando que los ejércitos de fanáticos se centren en aumentar las ventas de álbumes y apoyar a sus ídolos, la posición de la comunidad como una subcultura en Estados Unidos puede prestarse a gestos más radicales, especialmente en un momento de mayor polarización política.

"Aunque el mensaje del K-pop no es necesariamente político en un sentido abierto, a menudo se trata de empoderamiento y autoconfianza", dijo el autor del blog "¡Pregúntale a un coreano!", que usa el seudónimo T.K. Park. "Muchos fanáticos nuevos del K-pop, por ejemplo, entraron en BTS porque el mensaje del grupo de 'ámate a ti mismo' resonó fuertemente con ellos". Y dado que dicho contenido ha atraído a una audiencia compuesta en gran parte por mujeres y personas de color, Park agregó, "este mensaje los empuja a ser más expresivos con todos los aspectos de sus vidas, incluida la política".

También ya habían perfeccionado las habilidades necesarias. "Los fanáticos del K-pop aprendieron a organizarse a través de su fandom", dijo Park. "El K-pop es una música nativa digital", agregó, y la adopción temprana de Corea del Sur del servicio de banda ancha nacional "hizo que la música pop coreana respondiera a las demandas de Internet". Señaló las campañas casi constantes para inundar las estaciones de radio con solicitudes de canciones o vender entradas para conciertos en cuestión de minutos: "Todas estas actividades se pueden traducir a la política muy fácilmente".

Nicole Santero, fanática y estudiante de un doctorado con un enfoque en el Ejército BTS, quien también administra la cuenta @ResearchBTS, centrada en datos, descubrió que en mayo solo hubo dos días en que un término relacionado con el grupo no fue tendencia mundial en Twitter.

"Son personas realmente apasionadas que simplemente luchan por lo que aman. Esas características se traducen bien cuando se miran los problemas sociales", dijo.

Una vocera de Twitter dijo que el K-pop era el género de música más tuiteado en todo el mundo, con más de 6100 millones de tuits en 2019, un aumento del 15% respecto al año anterior. BTS fue el artista más tuiteado en los últimos tres años, agregó la compañía. TikTok y Facebook se negaron a proporcionar datos.

El reciente giro hacia el activismo político en Estados Unidos también sigue a un esfuerzo concertado de los fanáticos del K-pop en los últimos años para hacer un cambio positivo en masa, en parte como una reacción a la reputación de los grupos como mobs superficiales, tontos e incluso amenazantes. Al igual que los fanáticos más fervientes de las estrellas del pop norteamericano - incluidos los Beliebers de Justin Bieber, BeyHive de Beyoncé o Barbz de Nicki Minaj -, conocidos colectivamente como "stans" después de la canción de Eminem sobre un acosador obsesivo, los seguidores del K-pop han sido acusados de hostigamiento por llenar de críticas a sus rivales.

En Corea del Sur, también han sido vistos como demasiado aduladores, e incluso como sectas, al unirse, por ejemplo, para comprar regalos como relojes de lujo para cantantes famosos.

En esta foto de archivo tomada el 29 de octubre de 2019, los fanáticos del grupo BTS de K-pop de Corea del Sur posan para fotos fuera del lugar del concierto de la banda en el estadio olímpico de Seúl
En esta foto de archivo tomada el 29 de octubre de 2019, los fanáticos del grupo BTS de K-pop de Corea del Sur posan para fotos fuera del lugar del concierto de la banda en el estadio olímpico de Seúl Fuente: AFP

Pero en estos días, las donaciones filantrópicas a causas no controvertidas como los pobres, los ancianos o los enfermos terminales, a menudo en nombre de artistas elegidos, son más comunes.

Black Lives Matter en particular puede haber representado una causa urgente para los fanáticos del K-pop dada la deuda de los artistas con la cultura del hip-hop y la música negra, con grupos como BTS acusados en el pasado de apropiación cultural. "Artistas, directores, escritores, bailarines, diseñadores, productores, estilistas de la industria del K-pop están inspirados en la cultura negra, lo reconozcan o no", escribió recientemente el cantante y rapero surcoreano CL en Instagram.

"Hay fanáticos del K-pop que educan a otros fanáticos del K-pop sobre esto", dijo la Saeji, señalando el entusiasmo general tanto sobre temas serios como divertidos. "Puedes ir a Twitter y verás a alguien publicar sobre Black Lives Matter y luego, 10 minutos después, publicar algo sobre el ídolo más lindo con el que están totalmente fanatizados. No ven una contradicción allí".

"Lo realmente importante de todo esto es que los jóvenes están viendo su poder político", agregó. "¿Y sabes lo que van a hacer después? Ellos van a votar. Estos fanáticos del K-pop no se sienten cínicos en este momento. Se sienten empoderados".

The New York Times

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.