Protestas y toque de queda en Chile: "¿Podré salir del aeropuerto?" El viaje a Santiago, un vuelo colmado de confusión

Muchos chilenos volvieron a su país para encontrarse con una realidad impactante
Muchos chilenos volvieron a su país para encontrarse con una realidad impactante Fuente: LA NACION
Julieta Nassau
(0)
22 de octubre de 2019  • 07:13

SANTIAGO.- "¿Sabes si ya decretaron el toque de queda?". "Tendríamos que conseguir un salvoconducto cuando llegamos". "Me dijeron que hay cortes cerca del aeropuerto". Ayer por la tarde, en la puerta de embarque del vuelo de Aerolíneas Argentinas rumbo a Chile, había un único tema en cada grupo: la crisis en Santiago, adonde volarían desde Buenos Aires. El vuelo llegaría a las 18.35 y por las redes sociales y mensajes de WhatsApp ya circulaba la información de que por tercera noche consecutiva regiría el toque de queda en la capital chilena. Desde las 18, decían esas versiones. ¿Pasarían la noche en el aeropuerto? ¿Cómo llegarían los familiares a buscarlos en medio de la prohibición para circular por la ciudad? Muchas dudas, pocas precisiones y la desazón de volver a un país distinto del que se habían ido.

Sofía Ceballos, Victoria Marín y Camila Martínez, tres amigas de entre 28 y 29 años, salieron el viernes de Santiago para pasar tres días en Buenos Aires. Dejaron una ciudad muy distinta a la que se encontrarían a su regreso. "Había protestas, pero muy pocas. No se les daba mayor relevancia", dicen a LA NACION en Ezeiza, antes de volver a su ciudad, en estado de emergencia desde el viernes y con toque de queda desde el sábado.

El lunes 14, después de que el gobierno de Sebastián Piñera anunció un alza en la tarifa del subte, estudiantes universitarios comenzaron a llamar por las redes sociales a "evasiones masivas" en ese medio de transporte: saltar los molinetes para protestar contra el aumento. Las evasiones pasaron a ser manifestaciones cada vez más convocantes, pero hasta ahí habían llegado las tres amigas antes de su escapada.

En su primera noche en Buenos Aires, Santiago ardía: protestas, represión, saqueos e incendios intencionales ocuparon varios puntos de la ciudad y llevaron a Piñera a declarar el estado de emergencia primero y el toque de queda después, debido a que ni aun suspendiendo el aumento de tarifas logró frenar la espiral de violencia y reclamos que ya iban más allá del subte y apuntaban a una economía desigual. Once muertos era el saldo cuando las tres chilenas se subieron al avión de regreso.

Los chilenos que viajaron en los últimos días se encontraron con un país sumido en el caos
Los chilenos que viajaron en los últimos días se encontraron con un país sumido en el caos Fuente: AP

Sofía, Victoria y Camila se enteraron por las redes sociales, mensajes de sus familiares y medios digitales sobre lo que pasaba en Santiago mientras ellas hacían el tour porteño. "No sabemos qué creer, están circulando muchas cosas", decían antes de abordar el vuelo que las llevaría a ver qué es lo que realmente pasa.

Mientras tanto, ya habían planeado un operativo para ir del aeropuerto al centro de la ciudad ante la amenaza del toque de queda: todas las personas que llegan en un vuelo a Santiago tienen automáticamente un salvoconducto que los exime de la prohibición de circular hasta que lleguen a sus hogares u hoteles. La estrategia más común para asegurarse el trayecto es que un familiar o un conductor llegue al aeropuerto antes de que rija la prohibición para luego volver con los pasajeros "inmunes" en el auto.

" Me parece una causa justa siempre y cuando sea una protesta pacífica. Nos han pisoteado por mucho tiempo. Era una bomba de tiempo, que no la vimos venir, pero iba a pasar. No hay que hacer la vista gorda, aunque nosotras estemos en otra situación", señala Victoria, música de 29 años, sobre las protestas. Es la única de las tres que, dice, hubiese participado de las protestas del fin de semana.

"Debido a la situación en Santiago de Chile les recomiendo que guarden su boarding pass ya que es el documento que van a necesitar para circular a las 19, que es cuando nos informan que empieza el toque de queda", dijo el piloto antes de aterrizar en Santiago, y cortó con la intriga de los pasajeros, que durante dos horas estuvieron desconectados.

Fuente: AFP

Cuando se prendieron los celulares, una vez en tierra, volvieron las discusiones. "Ya empezó el toque de queda, me dijeron que se adelantó a 18". "No, hoy empieza a las 20, me dijo Samuel". "Hay mucha confusión", fue la conclusión. La respuesta: empezaba a las 20. En el aeropuerto no se sentía el estado de emergencia, por el que el centro de la ciudad se llena de efectivos, aunque sí la proximidad del toque de queda, con algunos locales, como casas de cambio, que habían cerrado temprano para que sus empleados pudieran volverse a tiempo a sus casas.

Salvoconducto

Los pasajeros que salgan de o llegan al aeropuerto de Santiago de Chile durante el toque de queda deben tener la tarjeta de embarque como "salvoconducto", una suerte de pase libre para circular por la calle en medio de la prohibición. Por otro lado, los conductores de remises que deban trasladar a turistas deben gestionar a su vez ese documento para presentarlo ante eventuales controles policiales durante la noche.

Además de los turistas nacionales o extranjeros, también pueden pedir salvoconductos en las comisarías de Carabineros aquellos que presenten constancias de emergencia o razones de salud.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.