Estado Islámico: ¿Quién es Al-Baghdadi y por qué lo llamaban Maradona?

El líder de Estado Islámico apareció hoy en un video tras cinco años de ausencia
El líder de Estado Islámico apareció hoy en un video tras cinco años de ausencia Fuente: Archivo
Paula Markous
(0)
29 de abril de 2019  • 14:45

Sólo brillaba en el fútbol. De joven lo apodaban "Maradona", porque era un delantero implacable. "Estaba obsesionado con hacer goles. Se ponía nervioso cuando no lo lograba", cuenta un viejo conocido. Pero lejos de la cancha sus amigos de la mezquita lo veían como alguien tímido y calmo. Pocos podían imaginar que aquel joven solitario se transformaría luego en el sanguinario líder del grupo Estado Islámico (EI). El responsable de llevar a la jihad aún más lejos que Al-Qaeda.

Abu Bakr al-Baghdadi es mucho más misterioso que cualquiera de los líderes islamistas que lo precedieron. Hasta hoy sólo se conocían dos fotos y un video del líder y los pocos testigos que lo vieron dicen que usa una máscara para no ser reconocido.

Una imagen del video de Al-Baghdadi difundido hoy por Estado Islámico
Una imagen del video de Al-Baghdadi difundido hoy por Estado Islámico Crédito: Site

Cinco años después de la última imagen que se difundió, hoy reapareció Al-Baghdadi en un video de propaganda difundido por la organización jihadista. EI está lejos de ser lo que era. En marzo pasado perdió su califato , que creó en 2014 en Siria e Irak y que llegó a tener el tamaño de Bélgica, pero sin embargo, ese derrumbe no implica el final de la amenaza del grupo terrorista. Lo confirma el brutal atentado de Sri Lanka , que dejó 253 muertos, el 21 de abril pasado.

Con el video difundido hoy, queda claro Al-Baghdadi, varias veces dado por muerto, sigue al frente de EI. Pero ¿quién es el escurridizo terrorista? No hay muchos datos certeros sobre su vida, a pesar de que existen equipos de inteligencia norteamericanos e iraquíes dedicados a seguirle el rastro. Se sabe que su verdadero nombre es Ibrahim Awad Ibrahim al-Badry y que nació el 28 de julio 1971 en Samarra, la segunda ciudad de Irak, ubicada al norte de Bagdad.

Su única biografía la escribió un simpatizante del grupo extremista, Turki al-Bin Ali, en agosto de 2013. Según él, Al-Baghdadi tiene un pedigrí interesante: sus orígenes se remontan a la tribu Quaraysh, a la que pertenecía el profeta Mahoma. El líder de EI tiene además -siempre según su discípulo- un doctorado en jurisprudencia islámica de la Universidad de Bagdad.

A EI le gusta recalcar el costado religioso de su líder. Cuando, Al-Baghdadi fue proclamado califa de Siria e Irak en junio de 2014, así lo presentó al mundo el vocero del grupo, Abu Mohammed al-Adnani: "Un califa de los musulmanes (...) El jeque, el guerrero, el erudito que practica lo que predica. El orador, el líder, el guerrero, el revitalizador, descendiente de la familia del profeta".

Al-Baghdadi a es un ferviente salafista, la corriente del islam sunnita que respeta una interpretación estricta y literal del Corán. Pero cuán religioso y cuán erudito fue en su pasado aún está en discusión.

Según señaló a The New York Times Hisham al-Hishimi, un académico iraquí que investigó la vida de Al-Baghdadi, el extremista creció en una familia sufí, una rama del islam conocida por su moderación.

A pesar de ser pobre, la familia de Al-Baghdadi tenía un cierto estatus y conexiones porque dos tíos trabajaban para las fuerzas de seguridad del ex dictador iraquí Saddam Hussein, dijeron varias fuentes a la revista Newsweek.

Los vecinos de Al-Jibriya, el barrio de clase media baja de Samarra donde creció el líder jihadista, recuerdan a Al-Baghdadi como alguien muy practicante.

"Siempre llevaba libros religiosos en la parte de atrás de su bicicleta. Nunca lo vi usar pantalones ni remera, como los otros chicos en Samarra", contó Tareeq Hameed, un vecino de la familia, que habló con Newsweek. Tampoco iba a cafés ni participaba de las típicas actividades de los jóvenes -contó Hammed-, sino que se juntaba con su pequeño círculo de la mezquita.

A los 18 años, Al-Baghdadi se mudó a Bagdad para estudiar, como suelen hacer varios jóvenes iraquíes. Se radicó en Tobchi, un barrio pobre de las afueras de la capital, y alquiló una casa con dos cuartos frente a la mezquita sunnita Haji Zedan.

Allí también los locales "lo describieron como alguien muy religioso, un hombre tímido y callado, que no llamaba la atención", contó a LA NACION la periodista británica Ruth Sherlok, que recorrió Tobchi en noviembre de 2014 para hacer un exhaustivo perfil del líder para el diario británico The Telegraph.

Según Sherlok, el líder de EI sólo se destacaba en el fútbol. "Era como el Messi de nuestro equipo", le dijo a The Telegraph Abu Ali, que conoció a Al-Baghdadi en la mezquita.

Extremismo

Todos coinciden en que Al-Baghdadi era un futbolista brillante. En cambio, el papel que jugó en la mezquita está plagado de incógnitas. Algunos analistas -y sobre todo los seguidores de EI- afirman que era un predicador. Pero los vecinos consultados por Sherlok sostienen que la mezquita tenía su propio imán y que Al-Baghdadi sólo lo reemplazaba cuando estaba de viaje. "Él a veces lideraba las plegarias, pero no daba sermones", dijo Abu Ali.

Según otros vecinos, Al-Baghdadi muchas veces enseñaba en su casa lecciones sobre el Corán a los chicos del barrio. ¿En qué momento el joven sufí se convirtió en un jihadista? Lo más probable es que su extremismo religioso se haya forjado al calor de la invasión norteamericana de Irak, en 2003. Fue ese año, según Al-Hashimi, que se convirtió en salafista influenciado por el pensamiento de Abu Mohammed al-Mufti al-Aali, ideólogo de varios grupos jihadistas.

Un año después, Al-Baghdadi fue capturado por los norteamericanos en una redada contra la insurgencia sunnita en Fallujah, unos 50 kilómetros al noroeste de Bagdad. El líder de EI estaba en la casa de un amigo y en ese momento era un personaje de poca monta para las fuerzas de Estados Unidos.

Tenía 33 años y hacía pocos meses había fundado Jeish Ahl al-Sunnah al-Jamaa, un grupo militante sunnita. Su cabeza aún no había sido valuada en 10 millones de dólares por el Departamento de Estado norteamericano.

Hay un punto en el que coinciden todos los analistas: Al-Baghdadi se radicalizó en Camp Bucca. Fue en aquel centro de detención estadounidense en Irak -que llegó a tener 24.000 reclusos- donde conoció a varios miembros de la rama iraquí de Al-Qaeda y a otros jihadistas.

Según un informe de Soufan Group, en la prisión coincidieron miembros de Baath, el partido de Saddam Hussein, y fundamentalistas islámicos. Esto desembocó en un "matrimonio de conveniencia". Los jihadistas aprendieron de los ex funcionarios habilidades para organizarse y disciplina militar.

"Estos extremistas estaban básicamente gestionando una universidad para entrenar terroristas en nuestras propias instalaciones", llegó a admitir David Petraeus, el general que lideró la operación de Estados Unidos en Irak.

Fue también en Camp Bucca donde Al-Baghdadi recibió el apodo de "Maradona", según contó el periodista Ali Hashem en una nota publicada en marzo pasado en el sitio de noticias Al-Monitor.

No está claro cuánto tiempo permaneció en prisión. Algunos analistas, como Al-Hashimi, sostienen que fueron cinco años. Pero el Pentágono afirma que fue liberado en diciembre de ese año. Así lo cree también Jawad Al-Tamimi, investigador del Middle East Forum, que dijo a LA NACION que Al-Baghdadi estuvo retenido sólo un año porque las autoridades norteamericanas no lo consideraban una amenaza.

Hay diferentes versiones también sobre cómo Al-Baghdadi pasó a formar parte de EI. Según Al-Tamimi, a la salida de Camp Bucca se hizo miembro de Jaysh al-Mujahideen (un grupo insurgente salafista y nacionalista), pero como probablemente lo consideró demasiado moderado, "en 2006 se unió a la organización que luego se convirtió en el Estado Islámico de Irak".

EI surgió como la rama iraquí de Al-Qaeda, en octubre de 2006. En ese momento se llamaba Estado Islámico de Irak y contaba con apenas 800 milicianos. El grupo fue debilitado por las tropas de Estados Unidos y por el pobre apoyo que recibió entre las tribus sunnitas.

Recién en mayo de 2010, poco después de que un ataque estadounidense matara a su predecesor, Al-Baghdadi fue elegido líder del grupo. Su objetivo primordial fue reconstruir la organización y ampliar su poder. Por eso aprovechó el caos en la vecina Siria y se unió a la rebelión contra el presidente Bashar al-Assad . Envió a dos de sus hombres para crear otra organización: el Frente Al-Nusra.

En abril de ese año, anunció la fusión de las milicias en Irak y Siria y las bautizó Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés). Pero sus enviados y la cúpula de Al-Qaeda se opusieron a esa unión. El 2 de febrero de 2014, Al-Qaeda anunció que EI no pertenecía al grupo y que no era responsable de sus acciones.

Pero Al-Baghdadi continuó con su objetivo. Bajo su mando, ISIS logró consolidar algunas zonas en Siria y ampliar sus zonas de control en Irak, al punto de que en junio logró tomar Mosul, la segunda ciudad del país. Este hecho impulsó al grupo a declarar la creación del califato el 29 de ese mes y a cambiar su nombre a Estado Islámico.

Aunque Al-Baghdadi es el "número uno", una de sus habilidades es su capacidad para delegar, señaló a LA NACION el especialista en Irak Sajad Jiyad, que vive en Londres. De acuerdo con el experto, el poder en la organización no está centralizado, por lo que su muerte no haría colapsar el grupo.

Más allá de ser un líder con capacidad de delegar, poco se sabe de la personalidad del jihadista. Menos aún de su vida privada. Según los registros del Ministerio de Interior iraquí, tiene dos mujeres: Asma Fawzi Mohammed al-Dulaimi y Israa Rajab Mahal Al-Qaisi. Con la primera habría tenido cinco hijos, y con la segunda, uno. Pero no se sabe si el líder sigue teniendo contacto con ellas.

Su apariencia hasta hoy también era un misterio. En el video aparece con más barba y más gordo. Son pocos los que lo pueden ver. De acuerdo con Jiyad, en público usa una máscara y sólo se rodea de un círculo muy íntimo. "Sus seguidores lo describen como alguien callado, y despiadado en sus decisiones", agregó.

Ese elemento de oscuridad de su aura es lo que, para muchos, alienta a aficionados de todo el mundo a unirse a las filas de EI y seguir los lineamientos de su brutal líder.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.