Revelan que EE.UU. lanzó ciberataques en respuesta a las provocaciones de Irán

Apuntó contra sistemas militares y de inteligencia de Teherán el jueves pasado, el mismo día en que Trump abortó un ataque con misiles por su elevado costo humano
Un mural antinorteamericano, en el centro de Teherán
Un mural antinorteamericano, en el centro de Teherán Fuente: Reuters
Apuntó contra sistemas militares y de inteligencia de Teherán el jueves pasado, el mismo día en que Trump abortó un ataque con misiles por su elevado costo humano
(0)
24 de junio de 2019  

WASHINGTON.- No hubo ataque militar pero sí cibernético. El jueves pasado, el mismo día en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abortó una operación militar en Irán, autorizó ciberataques contra sistemas de lanzamiento de misiles y una red de espionaje iraníes.

Este golpe contra Irán, que fue revelado anteanoche por los medios norteamericanos, se planeó durante semanas en el Mando Cibernético, una unidad del Pentágono que tiene cada vez más poder.

Los ataques se lanzaron en respuesta al ataque contra dos petroleros en el Golfo de Omán, hace casi dos semanas -que Estados Unidos atribuye a Teherán- y al derribo del dron espía RQ-4A Global Hawk norteamericano por la Guardia Revolucionaria iraní. Según Washington, el dron volaba sobre aguas internacionales. Según Teherán, en territorio iraní.

En este escenario, para abordar la crisis con Irán, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, anunció ayer que visitará Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU). "Vamos a hablar con ellos para asegurarnos de que estamos estratégicamente alineados y sobre cómo podemos formar una coalición global" ante Irán, dijo Pompeo a periodistas antes de partir de Washington.

De todos modos, reiteró la disposición estadounidense al diálogo para mejorar las relaciones con Irán. "Estamos preparados para negociar sin condiciones previas. Ellos saben precisamente cómo encontrarnos", dijo Pompeo.

Unas horas antes, desde Jerusalén, John Bolton, el consejero de seguridad nacional estadounidense, advirtió a Irán que no confunda la "prudencia" de su país con "debilidad", en referencia a la marcha atrás que dio Trump con el ataque del jueves pasado.

El ciberataque dejó supuestamente sin funcionar los sistemas utilizados para controlar los lanzamientos de misiles por la Guardia Revolucionaria, fuerza de élite iraní considerada por Washington una organización terrorista. La efectividad de un ataque así solo podría verificarse si Teherán tratara de lanzar un misil. Aunque, según Associated Press, Irán desconectó de Internet parte de su infraestructura militar después de un ataque a finales de la década pasada con un virus que aseguran que fue una creación conjunta de Estados Unidos e Israel.

También fue atacado el jueves pasado el software utilizado por un grupo de la inteligencia iraní que supuestamente participó en la planificación de los ataques a los dos petroleros. La operación no habría causado ninguna víctima, civil o militar, en contraste con el ataque con misiles que Trump ordenó detener, según él mismo dijo, por el "desproporcionado" costo en vidas que habría implicado.

Según The New York Times, el ciberataque fue autorizado porque se encuentra por debajo de lo que se entiende por el umbral del conflicto armado, la misma táctica empleada por Irán en sus recientes agresiones. En los últimos tiempos, los mandos militares estadounidenses han optado más a menudo por batirse con sus enemigos en el ciberespacio, donde cuentan con una capacidad militar cada vez más sólida, en vez de emprender acciones militares más ofensivas y costosas.

En Irán, la agencia de prensa Fars, próxima a los conservadores, indicó ayer que Teherán no había reaccionado aún a estas informaciones de prensa estadounidenses.

"No está claro si los ataques han sido o no realizados", agrega Fars, dando a entender que estas informaciones desde Estados Unidos podrían ser un "farol destinado a la opinión pública para mejorar la imagen de la Casa Blanca" tras la destrucción del dron.

En tanto, en Estados Unidos se espera una potencial respuesta de Teherán. El responsable de ciberseguridad e infraestructura del Departamento de Seguridad Nacional, Christopher Krebs, alertó anteayer sobre un aumento de "ciberactividad maliciosa" que podría afectar tanto a industrias privadas como al gobierno.

Por su parte, Trump había anunciado el sábado nuevas sanciones "importantes" a partir de hoy contra Irán, mientras Teherán advirtió que cualquier ataque contra su territorio tendría consecuencias devastadoras para los intereses de Estados Unidos en la región.

El presidente norteamericano, que alterna ante Teherán declaraciones belicistas y llamados al diálogo, había asegurado que si los iraníes renunciaban a su programa nuclear él se convertiría en "su mejor amigo".

El vínculo entre Washington y Teherán se deterioró a partir de mayo de 2018, cuando Trump decidió retirar a Estados Unidos del acuerdo internacional firmado en 2015 para frenar las ambiciones nucleares de Irán, restableciendo duras sanciones contra esa república islámica.

Las relaciones empeoraron luego con los ataques contra petroleros en la región del Golfo en mayo y junio.

Agencias AFP, ANSA, AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.