Tras el escándalo de las escuchas telefónicas, allanan otro diario británico

La policía registró la sede del Daily Star, donde trabaja Clive Goodman, ex corresponsal ante la realeza británica del News of the World, el tabloide de Rupert Murdoch que cierra el domingo
(0)
8 de julio de 2011  • 16:48

LONDRES.- Un registro policial tuvo lugar hoy en la sede del diario Daily Star , propiedad del editor Richard Desmond, también dueño del tabloide Daily Express y de los periódicos OK y NOW que se ocupan principalmente de chismes y celebridades.

En el Daily Star trabaja Clive Goodman, el ex corresponsal ante la realeza británica del News of the World arrestado hoy en el marco de la causa por las interceptaciones ilegales. El caso afecta al semanario News of the World, del grupo del magnate Rupert Murdoch, que dejará de circular este domingo.

Esta mañana, el ex jefe de comunicaciones del primer ministro David Cameron y un ex reportero del tabloide News of the World fueron arrestados en medio de un escándalo de espionaje telefónico y sobornos a la policía. Son las detenciones más recientes dentro de una trama que tiende a una veloz evolución. El imperio de medios de comunicación de Rupert Murdoch anunció el cierre del tabloide sensacionalista de 168 años de antigüedad.

News of the World está ahora en medio de acusaciones de que sus periodistas sobornaban a policías a cambio de información y espiaban telefonemas de celebridades, víctimas de homicidio e incluso de las familias de soldados muertos. Las revelaciones horrorizaron tanto a la población en general como a los anunciantes, que retiraron su publicidad de inmediato.

El ex jefe de prensa del primer ministro británico David Cameron, Andy Coulson, y el periodista de realeza Clive Goodman quedaron en libertad condicional el viernes, horas después de haber sido detenidos por el escándalo de las escuchas del News of the World, anunció Scotland Yard.

Los dos fueron "liberados con condiciones", indicó la policía en un escueto comunicado mientras las televisiones mostraban a Coulson abandonando una comisaría del sur de Londres.

Coulson, ex redactor jefe del semanario propiedad de Rupert Murdoch de 2003 a 2007, no hizo ningún comentario a los periodistas que lo esperaban salvo: "Hay muchas cosas que me gustaría decir pero en este momento no puedo".

La policía precisó que Coulson, de 43 años, deberá presentarse en una fecha no precisada del mes de octubre en la misma comisaría donde fue detenido en una cita concertada como sospechoso de "conspirar para interceptar comunicaciones" y de "corrupción".

Salpicado por el escándalo, Coulson tuvo que dimitir en enero de su cargo de jefe de comunicación de Cameron tras meses de presiones por las crecientes revelaciones sobre las escuchas efectuadas por el semanario en la última década.

En 2007 había tenido que renunciar también a la jefatura de la redacción del News of the World, después de que Clive Goodman, el entonces especialista en temas de realeza del dominical, y un detective de la plantilla fueran condenados a penas de cárcel.

Goodman, de 53 años, y que ya no trabaja para el polémico semanario, también deberá volver a presentarse en una comisaría en octubre en conexión con las acusaciones de corrupción relativas a presuntos pagos a agentes a cambio de información.

El caso de las escuchas telefónicas ilegales por parte del News of the World, que estalló en 2006 e inicialmente afectaba esencialmente a figuras políticas y famosos, se agravó esta semana al revelarse que familiares de víctimas de crímenes, atentados terroristas o incluso soldados muertos en Irak o en Afganistán pudieron sufrir "pinchazos". La policía, que abrió una nueva investigación sobre el caso a principios de año, estimó que las presuntas víctimas de las escuchas podrían llegar a 4000.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.