Tribunal para el Líbano: desligan a Hezbollah y Siria de la muerte de Hariri

El esperado veredicto del Tribunal en Leidschendam se conoce seis años después que se inició el juicio por el asesinato del exprimer ministro
El esperado veredicto del Tribunal en Leidschendam se conoce seis años después que se inició el juicio por el asesinato del exprimer ministro Fuente: AFP
(0)
18 de agosto de 2020  • 10:29

LEIDSCHENDAM, Holanda.- Mientras el Líbano todavía se recupera de las explosiones, que dejaron 178 muertos, el país recibió hoy un esperado fallo que podría polarizar aún más a sus ciudadanos. Un tribunal respaldado por la ONU dijo que no había pruebas de que líderes de Hezbollah o del gobierno sirio estuvieran involucrados en el asesinato en 2005 del exprimer ministro libanés Rafik al-Hariri.

Cuatro miembros del movimiento chiita Hezbollah, apoyado por Irán, están acusados de conspirar para llevar a cabo el ataque con bomba que mató a Hariri y a otras 21 personas.

La jueza Janet Nosworthy y el juez presidente David Re llegan a una sesión del Tribunal Especial para el Líbano respaldado por la ONU, en Leidschendam
La jueza Janet Nosworthy y el juez presidente David Re llegan a una sesión del Tribunal Especial para el Líbano respaldado por la ONU, en Leidschendam Fuente: AFP

Hariri, multimillonario musulmán sunnita, tenía estrechos vínculos con Estados Unidos y los aliados árabes occidentales y sunnita del Golfo, y se lo consideraba una amenaza para la influencia iraní y siria en el Líbano. Dirigió la reconstrucción de Beirut después de la guerra civil de 1975-1990.

"La sala de primera instancia considera que Siria y Hezbollah pueden haber tenido motivos para eliminar al señor Hariri y a sus aliados políticos; sin embargo, no hay pruebas de que los dirigentes de Hezbollah participasen en su asesinato y tampoco hay pruebas directas de la participación Siria", dijo el juez David Re, leyendo un resumen de la decisión del tribunal. Hezbollah ha negado toda participación en el atentado del 14 de febrero de 2005.

La lectura del veredicto del Tribunal Especial para el Líbano, que comenzó hoy, se espera que dure varias horas y llega con la ciudad de Beirut todavía recuperándose de la enorme explosión que el 4 de agosto acabó con la vida de al menos 178 personas.

Un grupo de gente se reúne y agita banderas del Líbano frente al Tribunal Especial para el Líbano respaldado por la ONU en Leidschendam
Un grupo de gente se reúne y agita banderas del Líbano frente al Tribunal Especial para el Líbano respaldado por la ONU en Leidschendam Fuente: AFP

El asesinato de Hariri sumió al Líbano en lo que fue entonces su peor crisis desde la guerra, preparando el terreno para años de confrontación entre fuerzas políticas rivales.

El líder de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, dijo el viernes que no le preocupaba el juicio y que si algún miembro del grupo era condenado, defenderían su inocencia.

La televisión Al Manar de Hezbollah y el canal pro-Damasco Al Mayadeen no cubrieron el juicio, que otras emisoras en el Líbano estaban transmitiendo en vivo.

Un hombre conduce una moto frente a un cartel con una imagen del exprimer ministro libanés asesinado Rafiq al-Hariri, en una calle de su ciudad natal, en el sur de Sidón, la tercera ciudad del Líbano
Un hombre conduce una moto frente a un cartel con una imagen del exprimer ministro libanés asesinado Rafiq al-Hariri, en una calle de su ciudad natal, en el sur de Sidón, la tercera ciudad del Líbano Fuente: AFP

El veredicto en La Haya puede polarizar aún más el país y complicar una situación ya de por sí conflictiva tras la explosión y las protestas contra el gobierno por la gestión de la pandemia y la crisis económica.

El juicio comenzó en 2014

Durante el juicio, que comenzó en 2014 y duró 415 días de audiencias, el tribunal de Leidschendam, cerca de La Haya, escuchó las pruebas de 297 testigos e inicialmente se juzgó a cinco sospechosos, todos ellos miembros de Hezbollah.

Los cargos contra uno de los principales comandantes militares del grupo, Mustafa Badreddine, se retiraron después de su muerte en Siria en 2016. El resto de sospechosos son Salim Ayyash, también conocido como Abu Salim; Assad Sabra, Hassan Oneissi, quien cambió su nombre a Hassan Issa y Hassan Habib Merhi.

Están acusados de delitos que incluyen conspiración para cometer un acto terrorista. De ser condenados, se celebrarán audiencias en una fecha posterior para determinar sus condenas, cuya sentencia máxima sería la cadena perpetua, aunque es probable que ninguno de los hombres cumpla condena, ya que Hezbollah ha prometido no entregar a ningún sospechoso.

Agencias Reuters y AP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.