Trump: festejo, ovación y fuertes críticas a los demócratas detrás del impeachment

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump Fuente: AFP - Crédito: Nicholas Kamm
Rafael Mathus Ruiz
(0)
6 de febrero de 2020  • 15:25

WASHINGTON.- Fortalecido como nunca antes en su presidencia, Donald Trump celebró su absolución en el juicio político por el escándalo Ucraniagate con un largo discurso en la Casa Blanca, en el que atacó a sus críticos, reivindicó a su gobierno y afirmó una vez más que no hizo nada malo.

"Esta no es una conferencia de prensa, no es un discurso. No es nada. Es una celebración", dijo Trump, ante un Salón Este de la Casa Blanca colmado por sus leales partidarios y la prensa. "Funcionó. simplemente funcionó. Atravesamos el infierno, injustamente... No hicimos nada malo. He hecho cosas mal en mi vida, lo admito, no a propósito, pero he hecho cosas mal. Pero este es el resultado final", cerró, mostrando la tapa del The Washington Post, con el titular: "Trump absuelto". La sala lo ovacionó de pie.

Trump ensayó un recorrido de su presidencia y los escándalos que dominaron la política de Estados Unidos desde su llegada a la Casa Blanca. Fustigó el Rusiagate -"fue todo mentira", dijo- y la investigación a su campaña que lideró primero James Comey, y, luego, terminó Robert Mueller, se burló y atacó a los demócratas y a su antigua rival de la campaña presidencial de 2016, Hillary Clinton, y al senador republicano por Utah, Mitt Romney, el único legislador oficialista que lo consideró "culpable" y votó a favor de su destitución.

Dos de los blancos principales de Trump fueron la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente del Comité de Inteligencia de esa cámara, Adam Schiff, los dos demócratas que lideraron la ofensiva de la oposición que terminó en el juicio político en el Senado. Trump dijo que los demócratas habían hecho "todo lo posible para destruirnos" y habían "herido gravemente" al país.

"Estas personas son viciosas", dijo Trump, sobre los demócratas. "Adam Schiff es una persona despiadada y horrible. Nancy Pelosi es una persona horrible. Ella quería acusarme en un juicio político hace mucho tiempo. Cuando dijo 'rezo por el presidente'. Ella capaz reza, pero reza por lo contrario. Pero dudo que ella rece en absoluto", la vapuleó el presidente.

Trump agradeció a su familia, sus abogados, y a todos los senadores republicanos por el apoyo. Una persona a la que nunca mencionó: su abogado personal, Rudy Giuliani, quien quedó en el centro del escándalo Ucraniagate.

Trump deshilachó a Romney por perder la elección presidencial de 2012 ante Barack Obama, y dijo que usaba la religión como "una muleta". Al justificar su decisión de declarar "culpable" a Trump, Romney dijo que había un juramento ante Dios.

El mensaje de Trump marcó un fuerte contraste con el breve discurso de disculpa que ofreció Bill Clinton hace 21 años, luego de su absolución en su juicio político, una evidencia del profundo giro que ha vivido la política en Estados Unidos durante las últimas décadas. Trump habló durante una hora, sin una línea concreta más allá de la férrea defensa de su gobierno. En 1999, en un mensaje de apenas cuatro párrafos, Clinton pidió perdón otra vez por haber mentido acerca de su relación con Monica Lewinsky, quien trabajaba como pasante en la Casa Blanca, y ensayó un llamado a la unidad para "construir nuestro futuro juntos".

"Ahora que el Senado ha cumplido con su responsabilidad constitucional, concluyendo este proceso, quiero decirle de nuevo al pueblo estadounidense cuán profundamente lamento lo que dije e hice para desencadenar estos eventos y la gran carga que impusieron al Congreso y al pueblo norteamericano", dijo Clinton.

"Una amenaza en curso"

Con el juicio político en el pasado, Pelosi dijo ayer que los republicanos habían "normalizado" el desprecio por la ley al absolver a Trump. Los demócratas lo acusaron de abusar del poder de la Casa Blanca al presionar a Ucrania para que investigara a Joe Biden, uno de sus rivales políticos, para favorecer su reelección.

"No puede haber absolución sin un juicio, y no existe juicio sin testigos, documentos y pruebas", dijo la presidenta de la Cámara Baja, en referencia a la negativa de los republicanos en el Senado a permitir nuevos testimonios e información que podrían haber respaldado la acusación.

"Tristemente, por la traición a la Constitución de los senadores republicanos, el presidente se mantiene como una amenaza en curso", dijo Pelosi, quien rompió el miércoles ante las cámaras de televisión las hojas con el discurso del Estado de la Unión pronunciado por Trump.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.