El escenario. Un ataque relámpago que los jihadistas gestaron durante años