Un huracán con el que el premier ganó en más de un sentido