Un país en el que incluso la paz es factor de polarización