Un secretario de Estado cercano a Rusia, la nueva carta de Trump

Según medios norteamericanos, designaría a Rex Tillerson, presidente de ExxonMobil, un candidato fuera de agenda y sin experiencia en la diplomacia
Según medios norteamericanos, designaría a Rex Tillerson, presidente de ExxonMobil, un candidato fuera de agenda y sin experiencia en la diplomacia
C. Krauss
M. Haberman
(0)
11 de diciembre de 2016  

Tillerson, en una reunión de ExxonMobil
Tillerson, en una reunión de ExxonMobil Fuente: EFE - Crédito: Rex Curry

NUEVA YORK.- Rex W. Tillerson, presidente y director ejecutivo de ExxonMobil, emerge como primera opción del presidente electo Donald Trump para convertirse en secretario de Estado, según fuentes con acceso directo al proceso de selección.

De confirmarse, la designación sería ea último giro de la saga más prolongada de la transición de Trump, con un elenco rotativo que hizo casting para convertirse en el más alto diplomático de Estados Unidos. La elección de Tillerson sería la coronación de una larga lista de empresarios multimillonarios en los más altos cargos de la incipiente administración del magnate.

Como alto ejecutivo de ExxonMobil, Tillerson tiene enorme experiencia en trabajar con líderes extranjeros. Algunos de sus contactos, especialmente en Rusia, podrían quedar bajo la lupa del Senado durante la audiencia de confirmación que exige el cargo.

Tillerson, de 64 años, que se reunión con Trump el martes pasado en la Trump Tower de Manhattan, fue firmemente recomendado para el puesto por varios líderes de los negocios. Todavía no se sabe cuándo hará el republicano el anuncio oficial.

Según los asesores de Trump, el candidato presidencial republicano en 2012, Mitt Romney, todavía está en carrera para el cargo, pero el mandatario electo dijo en privado no compartir su posición en algunos temas y que es improbable que sea nombrado. Durante la campaña, Romney criticó ferozmente a Trump.

Tillerson trabajó para fortalecer los vínculos de ExxonMobil con Rusia. La empresa comparte emprendimientos con la gigante petrolera Rosnef en distintos puntos del territorio ruso, y contribuyó con programas sociales en educación y salud. En 2012, el gobierno ruso le otorgó a Tillerson la condecoración de la Orden de la Amistad de los Pueblos.

Las sanciones de Occidente contra Rusia en las que se prohibió ciertas actividades de desarrollo energético demoraron las inversiones de ExxonMobil, en especial el emprendimiento conjunto con Rosnef para empezar a perforar en el mar de Kara en 2014.

Tillerson se manifestó en contra de las sanciones, en parte porque Exxon Mobil no puede percibir las ganancias de una inversión en un consorcio de petróleo y gas que opera frente a la isla de Sajalin.

Además, ExxonMobil tiene estrechos vínculos con la empresa nacional de petróleo de Qatar, y se asoció con los qataríes para la construcción de una terminal de gas licuado en las costas del Golfo de México, que está diseñada tanto para importar gas como posiblemente para exportarlo.

Tillerson asumió el rol de presidente y director ejecutivo de ExxonMobil el 1° de enero de 2006. Durante su mandato, la empresa ha reconocido la evidencia científica sobre el cambio climático y manifestó su apoyo a los impuestos al carbón. También expresó su apoyo al acuerdo climático de París, en 2015.

"Creemos que encarar el problema del cambio climático es un desafío global", dijo Tillerson en la reunión anual de accionistas, y agregó que la tarea demandaba la cooperación de gobiernos, empresas e individuos.

Por el contrario, Trump dijo que el cambio climático es un engaño creado por los chinos por razones comerciales, y nombró a un negacionista climático, Scott Pruitt, al frente de la Agencia de Protección Ambiental.

Pero algunos activistas contra el cambio climático dicen que ExxonMobil se queda en las palabras.

Jamie Henn, cofundadora del grupo de acción 350.org, dice que si bien Exxon Mobil se ocupó de decir que apoya el acuerdo de París, donde casi todos los países se comprometieron a reducir las emisiones de gases, "la lectura de sus evaluaciones de energía pública deja en claro que no piensan hacer nada para ayudar al mundo a alcanzar esas metas ni ajustó su plan de negocios en ese rumbo".

Un competidor inicial para la Secretaría de Estado era Rudolph Giuliani, fiel aliado de Trump, pero según un comunicado del equipo de transición de anteayer, Giuliani retiró su nombre de la contienda el 29 de noviembre.

"Giuliani es un hombre de un talento extraordinario y un patriota norteamericano", decía el comunicado de Trump. "Estaré siempre agradecido por su dedicación de tiempo completo durante las primarias y por sus sabios consejos. Es y seguirá siendo mi amigo personal, a quien solicitaré su opinión y para quien vislumbro un lugar importante más adelante en mi gobierno".

Giuliani, ex alcalde de Nueva York, seguirá integrando el equipo de transición de Trump.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.