Una mafia israelí domina el mercado del éxtasis en Miami

La droga ingresa en EE.UU. por esa ciudad
(0)
4 de agosto de 2002  

MIAMI.- Superando con creces a grandes ciudades como Nueva York y Los Angeles, el sur de Florida ha pasado a convertirse en la "capital del éxtasis´´ de todo Estados Unidos, eje de un negocio de 2700 millones de dólares anuales manejado principalmente por una mafia israelí.

"Miami es un gran puerto de entrada del éxtasis, como lo es para la cocaína y la heroína transportada desde Colombia´´, afirmó Joe Kilmer, vocero de la DEA en esa ciudad de Florida. "Y mientras más pastillas haya en la calle, más alto es el consumo", acotó.

Según cálculos policiales, sólo en el eje Miami-Fort Lauderdale las autoridades han confiscado en lo que va del año poco menos del doble (666.750 píldoras) de todo el éxtasis retenido conjuntamente en los Estados de Nueva York, California y Texas durante el mismo período. La DEA reveló que en estos tres Estados fue confiscado un total de 349.891 pastillas de éxtasis entre enero y junio de 2002. Según el estándar establecido por la ONU, los decomisos de droga representan la punta del iceberg, que muestra apenas el 10 por ciento del total que realmente ingresa en el país.

Si de acuerdo con la DEA se han incautado, en lo que va del año, 8 millones de pastillas de éxtasis en los Estados Unidos, al cierre de 2002 esta cifra podría duplicarse, lo que significaría un tráfico anual superior a los 150 millones de pastillas.

"Es un negocio multimillonario´´, sostiene el experto en éxtasis Eladio Páez, de la policía de Miami. Según sus cálculos, si se estima un promedio de 18 dólares por tableta, el negocio del éxtasis en Estados Unidos representa un mercado de más de 2700 millones de dólares anuales.

"Es sólo comparable al boom de la cocaína en los 80´´, opina el experto policial. Según la DEA, el 85 por ciento del éxtasis proviene del triángulo Holanda-Bélgica-Antillas Holandesas. Recientemente se hallaron importantes laboratorios en Surinam, Belice y México.

"La entrada del éxtasis a Miami se hace por vía de carga aérea y marítima, y a través de couriers ´´, explica Páez. A diferencia de la cocaína, los cargamentos de éxtasis no expelen fuertes olores, sino un aroma característico semejante al licor dulce, lo que dificulta su detección.

Competencia

Las autoridades señalan a la mafia israelí como el principal grupo que detenta el monopolio del tráfico de éxtasis en Miami y en todo EE.UU., aunque ya otras organizaciones de traficantes colombianos, dominicanos e incluso bandas de anglosajones motorizados están entrando en el mercado.

Una investigación conjunta de la DEA y el Servicio de Aduanas reveló que organizaciones criminales con origen en Israel utilizaban jóvenes judíos ortodoxos para introducir la droga, ya que su vestimenta religiosa y su fama de estrictos los hacían menos sospechosos a la hora de pasar las aduanas.

Un especialista policial de Israel, Yifat Steinberger, afirma que los israelíes fueron los primeros en detectar el potencial del éxtasis. "Se posicionaron en un mercado vacío´´, dijo.

Organismos policiales creen que las mafias israelíes han hecho acuerdos con la mafia rusa y con familias italianas de Nueva York, como los Gambino y los Gotti.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.