Una periodista de LA NACION cuenta el día después de Sandy