Una visita que vuelve a replantear cuál es la misión de un pontífice