Venezuela, entre los homenajes y las protestas en el aniversario de la muerte de Hugo Chávez

Una parte del país despide nuevamente al líder bolivariano, que murió hace un año producto de un cáncer; otra parte continúa con sus manifestaciones contra Maduro
(0)
5 de marzo de 2014  • 12:27

CARACAS.- Un desfile y una ceremonia en el cuartel donde yace el cadáver de Hugo Chávez con asistencia de cuatro presidentes aliados marcan una cara del primer aniversario de la muerte del líder bolivariano . Las protestas contra el gobierno del heredero del ex mandatario, Nicolás Maduro , retratan la otra.

Un año después de la muerte del "Comandante Supremo" después de luchar contra un cáncer, el rostro o los ojos pintados del carismático líder acompañan a los venezolanos desde calles, edificios y vallas en cada rincón del país con las mayores reservas petroleras mundiales.

Pero la Venezuela dirigida por el heredero de Chávez, el presidente Nicolás Maduro , está hace semanas en alerta por una ola de protestas que el gobierno califica como "golpe de Estado" y que han dejado 18 muertos, 260 heridos y decenas de denuncias de violaciones de los derechos humanos.

Alejado de eso, Maduro encabezará el homenaje, que incluye un desfile militar y un acto en el mausoleo de un barrio humilde del oeste de Caracas donde descansan los restos de Chávez.

"A un año de la partida de nuestro Comandante Eterno, invito a todo el pueblo a rendirle homenaje en Paz y con Amor...", escribió ayer Maduro en su cuenta de Twitter.

El cubano Raúl Castro, el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y el surinamés Desi Bouterse asisten a una jornada que tendrá como broche el estreno mundial por televisión, y en cadena obligatoria, del documental "Mi Amigo Hugo" del cineasta Oliver Stone.

"Lo vamos a inaugurar [estrenar] en cadena nacional a las 9 pm (22.30 en la Argentina) para que lo vea toda Venezuela, para que el que esté en el pueblito más lejano (...) pueda prender su televisor y ver el estreno mundial", dijo Maduro.

Protestas

Entretanto las protestas antigubernamentales no se detienen en la conmemoración de la muerte de quien en sus catorce años como presidente despertó pasiones irreconciliables en un país hoy partido por la mitad.

Algunas calles de Caracas y otras ciudades amanecieron hoy cortadas con barricadas, y en el opositor distrito de Chacao (epicentro de las protestas en la capital) los estudiantes fueron dispersados con gas lacrimógeno por efectivos de Policía Nacional.

Entretanto la diputada María Corina Machado, una de las ideólogas de "La salida", la táctica de ocupar la calle para forzar la renuncia del gobierno, anunció que participará en una marcha en el occidental Estado de Táchira, donde la tensión es más palpable.

Las manifestaciones iniciaron hace un mes cuando estudiantes protestaron por la inseguridad en San Cristóbal luego de un intento de violación en un campus, y las marchas se extendieron a todo el país azuzadas por altísimas tasas de homicidios, inflación y recurrente escasez de bienes básicos.

"Estamos más unidos que nunca, luchando por la justicia, en batalla permanente y rumbo a la victoria popular", escribió sin embargo el vicepresidente Jorge Arreaza, yerno de Chávez.

El adiós al comandante

Las ceremonias comenzaron con un desfile cívico militar en el Paseo Los Próceres, al oeste de Caracas, donde se anticipa que se exhibirá el moderno armamento ruso adquirido por varios millardos de petrodólares.

Además de los cazas y buques, Venezuela compró blindados T-72, helicópteros de transporte militar y de combate y sofisticados sistemas de misiles con lanzadera móvil, en número indeterminado, pero que hasta hace un par de semanas seguían llegando a puerto, según información oficial.

El acto central será por la tarde en el Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos de Chávez y desde cuya explanada se domina toda Caracas y especialmente el cercano Palacio de Miraflores, sede de la presidencia.

El cuartel fue el centro de comando desde el cual el teniente coronel Hugo Chávez, delgado, en traje de combate y con boina roja de paracaidista, irrumpió en la escena mundial al liderar el frustrado golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez.

Hoy es un sitio de peregrinación. Una guardia de honor permanece siempre alrededor del féretro, junto a grandes fotografías del líder, e infografías que muestran su línea de vida, mientras suenan suavemente grabaciones de Chávez entonando el himno nacional.

Hoy, como cada tarde desde hace un año, un cañón disparará allí una salva a la hora exacta de la muerte del creador del "socialismo del Siglo XXI" y luego habrá un oficio religioso ecuménico.

Agencias Reuters, AFP y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.