Ariel del Mastro: los ojos y el arte del director