Barenboim se irá de la Sinfónica de Chicago

Adujo que le demanda mucho tiempo conseguir fondos
(0)
25 de febrero de 2004  

CHICAGO.- El director de orquesta y pianista argentino-israelí Daniel Barenboim abandonará su puesto como director de la Orquesta de Chicago al terminar su contrato en 2006, anunció el Centro Sinfónico de la ciudad.

Barenboim, de 61 años y que ocupa el puesto desde 1991, afirmó que las tareas de un director musical en Estados Unidos "cambiaron en los últimos tiempos" y que ya no le interesan.

Cada vez era necesario dedicarse más a recolectar fondos y menos a la música, y "realmente no me interesa eso", aseguró.

El nombre de su sucesor aún no fue definido. "No estamos apurados. Queremos encontrar a la persona indicada", dijo el presidente de la Orquesta de Chicago, William Strong.

Barenboim sustituyó al extinto sir Georg Solti como líder de la famosa orquesta de Chicago en 1991, pero algunas veces desalentó al público local y no pudo emular la popularidad del apasionado Solti.

Algunos criticaron el repertorio de Barenboim, quejándose de que insertó demasiadas obras contemporáneas en la mitad de sus programas, mientras que Solti interpretaba piezas modernas al final de los conciertos, para permitir a los oyentes no interesados que salieran antes de que finalizara el show.

Barenboim fue popular como pianista, tanto solista como acompañante, y llevó a la orquesta de Chicago en exitosas giras mundiales, incluida una en 2000 por Sudamérica.

El músico hizo su debut en el piano a la edad de 7 años en Buenos Aires en 1950, e hizo su debut en Chicago ocho años más tarde. Barenboim nació en Buenos Aires de padres judíos rusos y es ciudadano israelí.

"Chicago ha sido una parte importante de mi vida musical durante más de 45 años", dijo el músico en un comunicado. Barenboim es actualmente director de música de la Deutsche Staatsoper de Berlín. También mantiene relaciones con la Filarmónica de Berlín, la Filarmónica de Viena y la Bayreuth Festival Orchestra de Alemania.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.