Cincuenta sombras de Grey, el film del que hablará todo el mundo

Te contamos detalles de la esperada adaptación de la novela erótica de E.L.James
Milagros Amondaray
(0)
1 de octubre de 2012  • 08:01

Si hubo algo que nos enseñó el rotundo éxito editorial de la trilogía de Cincuenta sombras de Grey, es que nunca hay que subestimar a las historias de fanfiction. El término se aplica a aquellas narraciones (de ficción y por fanáticos, de ahí la conjunción de palabras) que tienen como base a otros relatos, de los cuales toman personajes y situaciones con el propósito de recrearlos a su manera. La imaginación es el componente clave en estas historias, así como también la efervescencia del público respecto a determinadas obras (cinematográficas o de cualquier índole), efervescencia que motiva a escribir con un propósito más definido que otro: plantear todas las posibilidades que el trabajo original no hizo. Por ejemplo: es muy común encontrar fanfiction. de H arry Potter así como también de Red Social. Sí, sí. Quienes percibieron un subtexto homoerótico en el film de David Fincher lo usaron como idea para darle una vuelta de tuerca al relato primigenio: una relación sentimental entre Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin. Los ejemplos abundan, así que vayamos al caso que nos ocupa.

Sobre Crepúsculo y el sadomasoquismo

"Erika estaba trabajando en televisión como productora. Era muy buena en lo que hacía, pero no estaba satisfecha. En el 2008 miró la primera entrega de la saga de Crepúsculo, luego se devoró las novelas e inmediatamente supo qué quería hacer: escribir su propia ficción romántica". Quien cuenta esto es Niall Leonard, marido de Erika Leonard (ahora conocida como E.L. James), la mujer detrás de Cincuenta sombras de Grey. Niall ha contado más cosas, entre ellas, específicos detalles de la vida sexual con su mujer, que también sirvió como fuente de inspiración para la creación de estos libros. ¿Demasiada información? Probablemente. Pero Leonard no miente. Erika efectivamente concibió su ahora popular trilogía luego de ver la saga protagonizada por Kristen Stewart y Robert Pattinson. Pero eso no es lo más increíble. Lo increíble es que en su avidez por leer fanfiction. de Crepúsculo se haya encontrado con los protagonistas de su propia novela (o al menos, con sus rasgos) en uno en particular, titulado Amo del universo. De esa historia de ficción basada en los personajes de Edward y Bella, James se nutrió para configurar a los dos nombres clave de Cincuenta sombras de Grey: Christian Grey y Anastasia Steele. El, un joven empresario controlador y con inclinación por ciertas prácticas sexuales (bondage, sadomasoquismo, etc.). Ella, una estudiante de literatura tímida y virginal. El choque entre ambos se produce cuando ella debe entrevistarlo, hecho que deriva en una relación donde prima un contrato esbozado por Grey, en el cual se le informa a Anastasia que su vínculo será estrictamente sexual, siendo él la figura dominante y ella, la sumisa. Bajo esta premisa, y ya sin ningún tipo de correlación posible con Crepúsculo (de hecho, la propia Stephenie Meyer declaró que este género no es su fuerte), James no solo llevó las historias de fanfiction. a otro nivel sino que además atrajo a lectores por su foco en el sexo y sus límites.

¿Esto implica necesariamente que la trilogía sea buena? En absoluto. No estamos hablando de una prosa literaria ambiciosa o renovadora sino más bien de una narración simple. James quiere generar en el lector lo mismo que Meyer generó en ella: una adicción, una lectura compulsiva, sin demasiados matices. Lo importante es que se quiera dar vuelta la página una y otra vez. De lo que no hay dudas es de que la historia detrás de la trilogía es más atractiva que la trilogía misma.

E.L. James destrona a J.K. Rowling

Una foto de la escritora Erika Leonard,  ahora conocida como E.L. James por su éxito editorial Cincuenta sombras de Grey
Una foto de la escritora Erika Leonard, ahora conocida como E.L. James por su éxito editorial Cincuenta sombras de Grey

Si bien las críticas de sus novelas no fueron demasiado benévolas (Chicago Tribune directamente no las considera como obras literarias, y hace hincapié en sus "frases repetitivas y estúpidas"), no son nada en comparación con el impacto negativo que recibió E.L. James por parte de otros receptores: los fanáticos de Harry Potter. En agosto de este año, el portal amazon.co.uk difundió un dato que dejó boquiabierto a varios: se habían vendido más ejemplares de Cincuenta sombras de Grey que de toda la saga de Harry. Así, E.L. James se convirtió en la autora más vendida, dejando a J.K. Rowling un peldaño más abajo. Este hecho, sumado a que la revista Time incluyó a James entre las personalidades más influyentes de 2012, enfureció a muchos. Pero el impacto también tuvo otra dimensión: la trilogía comenzó a prohibirse en bibliotecas estadounidenses y, al mismo tiempo, provocó un aumento en la venta de artículos para distintas prácticas sexuales basadas en la dominación y sumisión. Sin embargo, nada dice "éxito" como cuando los estudios cinematográficos se interesan por tu material y esto, claro, fue lo que le sucedió a James.

Cincuenta sombras de Grey, la película

Fuente: Archivo

Primero hubo una reunión con Warner Bros. Después, con Sony Pictures, Fox y Paramount. Finalmente, un acuerdo entre Universal y Focus Features condujo a la compra de los derechos de las novelas de James. La autora, que ya había vendido más de 40 millones de copias de su trilogía, logró cerrar el trato para verlas en pantalla grande. Volviendo a Red Social, justamente sus productores (Mike De Luca y Dana Brunetti), fueron los elegidos para cumplir su rol en esta adaptación. ¿Lo mejor de este proceso? Las especulaciones respecto al realizador, guionista y, sobre todo, los actores que van a formar parte del proyecto. Primero se dijo que Angelina Jolie quería dirigirlo (rumor desmentido), luego el autor de American Psycho, Bret Easton Ellis, demostró interés por adaptar las novelas (finalmente se desvinculó), y posteriormente se mencionaron nombres como Ryan Gosling y Michael Fassbender para interpretar a Christian Grey (también se desmintieron). Entonces, ¿cómo están las cosas ahora? Emma Watson, paradójicamente, es el nombre que más suena para interpretar a Anastasia Steele ("si hay un buen desarrollo del personaje, lo consideraría, pero todavía no hay guión", declaró la actriz), pero también Felicity Jones (protagonista de Like Crazy) es una de las candidatas. En cuanto al protagonista masculino, parece que la decisión está entre dos nombres: Ian Somerhalder ( ex Lost, ahora en Vampire Diaries) y Alexander Skarsgard (Eric en True Blood). Este último se mostró entusiasmado ante la idea de protagonizar la adaptación: "¿Dónde firmo? Nací para interpretar este papel".

Por lo pronto, los estudios están apurando la elección de guionista y realizador (también se había barajado la posibilidad de convocar a David Cronenberg para poner el proyecto en marcha. James, mientras tanto, disfruta del éxito y lo explica, como su propia prosa, de la manera más llana posible: "Es una historia de amor; eso a todos nos gusta" y agrega algo que probablemente todos estemos pensando al leer sobre la historia: "Continuamente recibo mails de hombres agradeciéndome por cómo las novelas liberaron a sus mujeres para disfrutar del sexo". Fanfiction. Sadomasoquismo. Crepúsculo. Una historia de amor. Nos gusten o no, las podamos comprender o no, razones sobran para que debajo de su título, en la portada de Cincuenta sombras de Grey aparezca la explicativa frase: "Sí, este es el libro del que habla todo el mundo". Con la película, suponemos, sucederá lo mismo.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.