Amigos de armas muestra la guerra desde el absurdo