Cannes: Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Quentin Tarantino, en la alfombra roja

Pitt, DiCaprio, Tarantino y Robbie, en la Costa Azul
Pitt, DiCaprio, Tarantino y Robbie, en la Costa Azul Fuente: AFP
Diego Batlle
(0)
21 de mayo de 2019  • 15:48

CANNES.- La carrera de Quentin Tarantino está íntimamente asociada al principal festival del mundo. Aquí presentó su ópera prima Perros de la calles en 1992 y se consagró hace exactamente 25 años cuando ganó la Palma de Oro con Tiempos violentos. Tras una ausencia de una década (había venido por última vez con Bastardos sin gloria), el director más venerado por la cinefilia mundial regresó, a lo grande, con Once Upon a Time... in Hollywood (en la Argentina el lanzamiento está previsto para el 22 de agosto con el título Había una vez en... Hollywood). En principio, porque corrió con la postproducción para llegar con el estreno mundial una muy buena película (para algunos incluso una obra maestra) y -en un dato no menor- porque llegó acompañado de varias de las estrellas más glamorosas del cine actual ( Brad Pitt , Leonardo DiCaprio y Margot Robbie ) que tan bien le hacen al marketing de Cannes y a los medios masivos.

Aunque está ligada de forma tangencial al siniestro clan Manson, las casi tres horas de película apuntan a otra cosa. La historia de Sharon Tate (Robbie) es la excusa, la subtrama más cercana al thriller de un film en el que, en verdad, Tarantino quiere reconstruir, recuperar y exaltar un tiempo y un lugar: 1969 en Los Angeles.

Margot Robbie, Leonardo DiCaprio y Brad Pitt llegan a la función de gala del film de Tarantino
Margot Robbie, Leonardo DiCaprio y Brad Pitt llegan a la función de gala del film de Tarantino Fuente: AFP

Con un presupuesto muy importante para un autor que es más prestigioso que taquillero (unos 100 millones de dólares), con el carisma de sus intérpretes (además del trío protagónico hay un montón de pequeñas apariciones o mínimos cameos al punto de que parecería que medio Hollywood participó del rodaje), con su habitual jukebox de fondo (no paran de sonar canciones), múltiples referencias cinéfilas y de cómics, y un universo conformado por carteles de neón, afiches de películas, salas y autocines, Tarantino presentó (en fílmico, claro) una acumulación de caprichos hermosos, un film celebratorio, lúdico, nostálgico y divertido.

No faltarán los detractores (que la violencia contra la mujer, que las constantes burlas a los hippies, que casi no habla de Vietnam, que dedica demasiados minutos a cuestiones poco trascendentes para un público no iniciado, que es como un niño rico con juguetes nuevos sin que nadie lo controle), pero tanto él como los actores y los cultores de la "religión" tarantiniana sabrán disfrutar de este viaje en el tiempo, un paseo por casi todos los géneros clásicos (western, thriller, comedia, musical, gore) y semejante despliegue actoral (no cualquiera junta a Pitt y DiCaprio, le suma a Al Pacino, tiene a Margot Robbie en plan seductor y luego los rodea de veinte figuras más). Pero, antes que nada, Había una vez en... Hollywood es un exponente fascinante del cine dentro del cine. Y, más aún, es una carta de amor de Tarantino a la historia del séptimo arte.

Tarantino se divierte con la actriz australiana
Tarantino se divierte con la actriz australiana Fuente: Reuters

Los protagonistas son Rick Dalton (DiCaprio), un actor de cierto renombre como malvado en series de TV y películas menores (obviamente Tarantino filma fragmentos de historias de cowboys y de venganza contra los nazis) que sería algo así como una mezcla entre Burt Reynolds y Clint Eastwood (como éste, viaja a Italia y España a rodar spaghetti westerns); y Cliff Booth (Pitt), un héroe de guerra que es su doble de riesgo, su chofer, su confidente y su asistente en cuestiones como arreglar la antena de televisión. Según admitió Tarantino, este personaje está inspirado en Hal Needham, stunt que acompañó durante mucho tiempo a Reynolds.

Las desventuras de ambos por los viejos estudios (hilarante la escena en la que Cliff enfrenta a Bruce Lee) es, al mismo tiempo, un tour en el que Tarantino nos lleva a recorrer ese cine con el que creció y al que tanto admira. Citar todas las referencias musicales y cinéfilas que hay en estas tres horas demandarían varias páginas. Algunas son evidentes (en ciertos pasajes incluso se escriben los nombres de actores que aparecen en pantalla como el Steve McQueen que interpreta Damian Lewis); otras, no tantas y dedicadas a los expertos. Es uno de los tantos juegos y placeres que regala desde siempre -y muy especialmente en la notable Había una vez en... Hollywood- ese director bulímico, ingenioso, desbordante y talentoso como Quentin Tarantino.

El cineasta junto a su esposa, Daniella Pick
El cineasta junto a su esposa, Daniella Pick Fuente: Reuters

Tarantino y sus actores en la alfombra roja del festival, un cuarto de siglo después de alzarse con la Palma de Oro por Pulp Fiction
Tarantino y sus actores en la alfombra roja del festival, un cuarto de siglo después de alzarse con la Palma de Oro por Pulp Fiction Fuente: Reuters

Quentin Tarantino juega de local en Cannes
Quentin Tarantino juega de local en Cannes Fuente: Reuters

El elenco y el director darán una conferencia de prensa mañana
El elenco y el director darán una conferencia de prensa mañana Fuente: Reuters

DiCaprio interpreta en el film a un actor de westerns en decadencia
DiCaprio interpreta en el film a un actor de westerns en decadencia

Brad Pitt es, en la ficción, el doble de riesgo del personaje de DiCaprio, mientras que Robbie interpreta a Sharon Tate, asesinada por el clan Manson
Brad Pitt es, en la ficción, el doble de riesgo del personaje de DiCaprio, mientras que Robbie interpreta a Sharon Tate, asesinada por el clan Manson Fuente: Reuters

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.